Proponen relatos y canciones para recordar

Daniela Villalba y Milagro Muñoz Medina hacen “Fabularios de la memoria” en CiTá.

SUCESOS DE LA VIDA. Muñoz Medina y Villalba dialogan con el público. SUCESOS DE LA VIDA. Muñoz Medina y Villalba dialogan con el público.
07 Diciembre 2022

“Es un encuentro de relatos y canciones. Un encuentro entre nosotras, nosotres, la palabra. Sin artificios, sin cuarta pared para contar, cantar y escuchar historias y fabular en ellas”.

Así define Daniela Villalba “Fabularios de la memoria”, el espectáculo de narración oral y canciones que ofrecerá junto a Milagro Muñoz Molina esta noche, desde las 20 en CiTá Abasto de Cultura (La Madrid 1.457).

Lo que se presentará serán “sucesos de la vida, vividos, escuchados, vistos, leídos, soñados, de la vida propia y ajena, de lo humano, que nos cuentan a nosotras y a mucho de nuestro entorno porque hablan de las emociones universales, y como ellas van haciendo camino”.

“En mi caso -puntualiza la actriz- algunos son relatos que me acompañan desde hace mucho tiempo. Y cada tanto los revisito de una forma distinta, depende mucho también de mis interlocutores. De esa manera nos encontramos con Milagro en este trabajo cuando, en marzo y con la compañía El Teatro en la Luna, organizamos un ciclo Mujer Memoria Mujer, en torno a la figura de María Elena Walsh. Milagro les puso voz y vida a muchas de sus canciones y me pareció seductora la idea de incorporar el canto, lo instrumental en vivo a mis relatos. Me acercó una serie de canciones que resuenan en su existencia y le hacen sentido”.

Villalba aclara que “no se trata en sí de un repertorio de fábulas, o tal vez sí, porque se las definen como un tipo de narración breve de ficción con intención didáctica y moralizante, que suele estar acompañado de una moraleja, una enseñanza explícita sobre la interpretación del relato”. “Es un género muy antiguo, que antes de la escritura se transmitía por tradición oral con historias que pueden ser reales o de ficción. Según el diccionario, fabular significa inventar, imaginar tramas, argumentos posibles o imposibles. En ‘Fabulario de la memoria’ nos reinventamos con cuentos y canciones para no olvidar: la memoria es la que construye nuestra identidad de siglos”, añade.

Y advierte: “el hombre perdió la capacidad de asombro, y se contagió al niño también. Esa falta está acompañada de una especie de tristeza o pesadumbre, que deviene en letargo que limita la imaginación e impide que se despliegue la fantasía. Para salir de ese estado proponemos canciones y cuentos para compartir, que traen amor, desconcierto, desaciertos, alegría, pudor, dolor, mucha lucha, ceguera, necedad y anhelo”.

“Todos tenemos algo para contar. Nuestra vida cada mañana reinicia la escritura de su relato, en principio recordando lo soñado, o la escritura de su fabulario si se quiere. La verdadera intención es el hecho de contar y escuchar historias. Y puede que pase la moral, la ética, la enseñanza, no lo sabemos. La certeza es que, de cualquier hecho comunicacional, resultamos modificados artistas y público”, concluye.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios