Cartas de lectores: El futuro ya no es lo que era

15 Agosto 2022

Leí en LA GACETA la nota “El futuro ya no es lo que era”, un artículo muy interesante y que nos hace reflexionar. Y lo cierto es, que hoy y ahora lo que estamos viviendo es muy triste, todos nuestros hijos van a vivir al extranjero, ¿pero por qué? Porque aquí en nuestro país no encuentran ninguna ilusión y obviamente no pueden soñar porque todo está errado, no hay qué cosechar y ¿por qué? Porque el futuro se forja, se cosecha; en una palabra, se cosecha lo que se siembra. ¿Y qué sembramos? La verdad es que todos estamos involucrados; la corrupción mata se ha dicho ya hace unos años. ¿Y por qué, existiendo tanta “buena gente”, “buenas personas”, como se dice, estamos como estamos? ¿Porque realmente somos buenas personas? Obviamente no, porque una buena persona se opone a la corrupción; defiende la verdad y la justicia no la corrompe. En definitiva, todos estamos involucrados, algunos por acción y otros por omisión. Ya estamos hartos de las peleas públicas que hacen Jaldo/Alfaro, Alberto/Cristina, pero de lo que sí estoy segura es que la única manera de combatir la corrupción es con personas que no estén corruptas, y pensé ¿quién puede ser? Me cuesta encontrar respuesta; todos estamos involucrados, y todos sabemos que el país ya colapsó y por eso nuestros hijos huyen, porque no hay qué cosechar. Ahora bien, si desde el principio, ya sea por omisión o por acción nos hubiéramos opuesto y hubiésemos sembrado lo que corresponde, el futuro pensado hubiera sido otro. Lamentablemente no es suficiente ser buenas personas sino que hace falta una conversión real (veamos y leamos las notas en LA GACETA Jaldo/Alfaro, Alperovich/Manzur, Jaldo/Manzur, Jaldo/etc.) ¿y qué pretendemos? Veamos otras notas, Alberto/Macri, Alberto/Cristina, Alberto/ Máximo; y ni que hablar de la Justicia (Pedicone/Jaldo/ Lebbos/Albaca, etc.), y es obvio que el futuro ya no es lo que era. ¿Nadie puede hacer nada? No pueden hacerlo porque todos los involucrados saben lo que siembran. Y peor aún, leamos las notas en LA GACETA de los hechos lamentables que fueron denunciados sobre la existencia de supuesta explotación sexual, presuntos prostíbulos en Tucumán, etc. Lo cierto es que la corrupción se combate de arriba para abajo, cosa que no hicieron hasta la fecha (y no digo solo políticos sino también los jueces, los legisladores y los ciudadanos); la corrupción se combate con el ejemplo y por ello, tras  leer con claridad todas las notas y saber de los hechos, surge claro que nadie tiene autoridad, ya que para ello no tenemos que estar involucrados. Este es mi reclamo: siembren y cosecharán lo que siembran, y el futuro será lo que sembremos. Esta es mi voz para los que no pueden expresarse, para aquellos que son vulnerables; como decía un maestro mío, para doña Rosa.

María Ofelia Sal,

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios