¡A separar la basura!

La Municipalidad de San Miguel de Tucumán anunció que en las próximas semanas iniciará la recolección de residuos reciclables. Se espera poder ampliar el programa piloto a toda la capital. El rol de los recuperadores urbanos.

¡A separar la basura!

Se calcula que de todos los residuos que tiramos, un 90% puede ser reciclado. Es decir, casi la totalidad de lo que consumimos puede tener una segunda vida o al menos puede colaborar con la economía popular. Hay muy poca gente que se toma el trabajo de realizar la separación en origen; no hay ganas, no hay educación, ni -en muchos casos- políticas que lo apoyen. En San Miguel de Tucumán, eso cambia ahora.

Muy pronto, la Municipalidad capitalina iniciará el proyecto para poner en práctica la recolección domiciliaria de residuos. El plan se enmarca en una ordenanza sancionada el año pasado; en las próximas semanas comenzará la primera etapa: concientización. Luego, empezará ya la recolección diferenciada dos veces por semana, que será enviada al nuevo nodo de reciclaje que funciona en el ex Matadero. Allí será separada, acondicionada y vendida por recuperadores urbanos.

Según explicó a LA GACETA el secretario de gobierno municipal, Rodolfo Ocaranza, la campaña piloto está planteada en un área de 20 manzanas delimitada por las avenidas Roca (acera norte) y Sáenz Peña (acera oeste) y las calles Lavalle y 9 de Julio. Una vez en correcto funcionamiento, se ampliará el espectro a más zonas de la capital.

Cómo funcionará

“Si bien el municipio tiene puntos ecológicos que están funcionando, esto va a ser puerta a puerta. Nosotros vamos a ir casa por casa a capacitar a los vecinos y luego a retirar los residuos; por eso se empieza en pocas manzanas. Se le tiene que explicar al vecino qué tipo de material tiene que separar y cómo. Eso lo van a hacer las promotoras ambientales”, cuenta Celeste Vales, coordinadora municipal de Políticas Ambientales. Las promotoras ambientales son recuperadoras urbanas capacitadas en separación de residuos. “Esto que se va a hacer es importantísimo por dos cosas: por la inclusión social en el trabajo y la importancia de la responsabilidad individual de los vecinos”, agrega.

Una vez retirados por camiones de la empresa 9 de Julio, los residuos viajarán al nuevo nodo de reciclaje. Allí trabajan entre 15 y 20 personas realizando la separación; pero, en total, hay 150 recuperadores agrupados que dependen de estos residuos para vivir. “A nosotros esto nos favorece un montón. Nos alegra por el medio ambiente, pero también porque vamos a poder crear muchos puestos de trabajo. Aunque parezca mentira, es un paso muy importante el que se da. Es una manera de reconocer este trabajo”, dice Nélida “Merry” Anastacio, titular de la cooperativa Aquí nadie se rinde (Anseri), que agrupa a gran parte de los recuperadores de la capital. “En los últimos años ha mejorado mucho la manera de recolección, ahora se recibe el material más limpio, son menos los que andan en contenedores y, con esto, van a ser menos las horas que los compañeros van a tener que pasar afuera”, asegura. Cada vez más vecinos tienen ganas de realizar la separación.

Impacto

“Apenas se inicie la primera etapa, lo vamos a comunicar, pero será en breve, en no más de 20 días. Nos va a llevar más o menos 60 días que el sistema funcione y la gente se acostumbre, por eso empezamos con la campaña de concientización -explica Ocaranza-;  va a ser muy grande porque la clave es que las personas lo aprendan, lo asuman y asimilen; así se forma el hábito y la conciencia. Y es por eso que se hace por cuadrantes y gradualmente”

¡A separar la basura!

Vales, por su parte, considera que este proyecto va a tener un gran impacto a nivel ecológico. “San Miguel de Tucumán, por su densidad poblacional, es mucho más complicado de manejar que otros municipios en muchas cuestiones, como el alumbrado y los residuos, por ejemplo. La basura nos estaba superando porque muchas veces no se llega a completar el servicio o el vecino no colabora en sacar los residuos -comenta-; y hoy lo tenemos resuelto porque tenemos un lugar en el que disponer todos esos residuos y tenemos quien se ocupe de ellos: los recuperadores”.

Resiliencia ambiental

“Era tiempo de que se planteara algo así, de manera seria y con una mirada integral; es que no se trata solamente de poner basureros, sino de acompañar con educación ambiental y visibilizar un trabajo que ya existe, el de los recuperadores”, resume la arquitecta Patricia Herrero, que se muestra muy contenta con la novedad.

La especialista, docente de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, y miembro del Observatorio de Fenómenos Urbanos Territoriales de la UNT, explica que es importante crear espacios urbanos resilientes. “Un espacio urbano puede ser entendido como una especie de ecosistema que consume energía, en términos energéticos, y genera residuos. Es decir, el saldo es totalmente negativo; entonces pensar que  una ciudad al menos se hace cargo de lo negativo que genera el ambiente, siempre va a ser algo superador”.

La solución es lograr que los espacios urbanos tiendan a ser resilientes. “Se trata no solamente de la capacidad para dejar de generar desechos o dejar de generar focos de riesgo ambiental, sino de comenzar a aprovechar los residuos en términos energéticos y volver realmente los espacios resilientes; que puedan no sólo remediar lo hecho, sino potenciar el uso y el aprovechamiento de los residuos, que quizá para algunos es basura, pero para otros es el modo de vida y una oportunidad de trabajo -asegura y remarca-; desde el punto de vista urbanístico, comenzar a pensar en que los espacios urbanos sean resilientes es sustantivo. Tiene que ser el camino de ida, no hay otro”.

Herrero celebra que la propuesta también favorezca a los recuperadores. “Cualquier iniciativa tiene que considerar ese desarrollo social -indica-; y esto es reconocer el saber ajeno; si estas mismas personas que realizan el trabajo pueden capacitar y difundir (concientizando) sus conocimientos, estaríamos en un círculo bastante virtuoso. Eso es lo que pasa cuando se mezcla la cuestión ambiental con lo social”.

Tamaño texto
Comentarios