La estación que “duerme” desde antes de la pandemia

Es otro verano atípico para la terminal principal de trenes de la provincia ubicada en la Plaza Alberdi. Por el deterioro de un puente, el edificio permanece cerrado desde hace más de dos años. Escombros y residuos pululan donde había pasajeros.

TODO ESTÁ INMÓVIL, COMO PETRIFICADO. Vista de las instalaciones de apoyo de la Estación de Trenes: vagones y materiales aguardan la reapertura del edificio cerrado por un defecto del puente ubicado sobre el río Salí. LA GACETA / FOTOS DE FRANCO VERA TODO ESTÁ INMÓVIL, COMO PETRIFICADO. Vista de las instalaciones de apoyo de la Estación de Trenes: vagones y materiales aguardan la reapertura del edificio cerrado por un defecto del puente ubicado sobre el río Salí. LA GACETA / FOTOS DE FRANCO VERA
26 Enero 2022
FACHADA SOLITARIA Y DESCASCARADA. La imagen muestra el aspecto triste de un lugar pensado para vibrar con el movimiento de los andenes. El tren Buenos Aires (Retiro)-Tucumán ahora llega y parte de Cebil Pozo. FACHADA SOLITARIA Y DESCASCARADA. La imagen muestra el aspecto triste de un lugar pensado para vibrar con el movimiento de los andenes. El tren Buenos Aires (Retiro)-Tucumán ahora llega y parte de Cebil Pozo.
ENTRE VALLAS. Los cercos rodean el imponente reloj ubicado en el interior. ENTRE VALLAS. Los cercos rodean el imponente reloj ubicado en el interior.
TODAVÍA BELLOS. Aunque deteriorados, los techos aún asombran. TODAVÍA BELLOS. Aunque deteriorados, los techos aún asombran.
La estación que “duerme” desde antes de la pandemia

El tiempo “se rompió”

El Reloj del frente de la Estación luce a punto de perder las manecillas

El mal estado de la máquina que corona la Estación de Trenes predica sobre el estado general del edificio. El tictac detenido da la impresión de que el tiempo “se rompió”. El reloj, en efecto, perdió parte del fondo. Y, como se aprecia en la foto, parece a punto de quedarse sin las agujas, avería que sería lamentable para una pieza tan antigua y emblemática. La falta de uso de la Estación, en efecto, empeoró su aspecto. Puertas adentro, escombros y residuos sustituyeron a los pasajeros y equipajes que dos veces a la semana animaban esta zona de la ciudad. Aunque hay signos de trabajos de refacción, todo indica que la terminal que “duerme” desde antes del inicio de la pandemia seguirá cerrada al menos en el corto plazo.

Tamaño texto
Comentarios