Cárcel, multas y amenazas: Cinco países del mundo en los que está prohibido celebrar la Navidad

En esos lugares, reunirse para la festividad cristiana puede ser muy peligroso.

NAVIDAD. El arbolito decorado con bolas y guirnaldas es un símbolo de la celebración. Foto de Archivo NAVIDAD. El arbolito decorado con bolas y guirnaldas es un símbolo de la celebración. Foto de Archivo
20 Diciembre 2021

En gran parte del mundo, "Santa Claus", "Papa Noel" o "El Niñito Dios" visitan los hogares en la semana previa al Año Nuevo. Los pesebres recuerdan el nacimiento de Jesús. Y las típicas canciones de "noche de paz y de amor" resuenan, una y otra vez, y le dan un clima especial a la época. Sin embargo, esta costumbre no es compartida en todo el planeta. Y no sólo eso: hay lugares en los que está prohibido celebrar la Navidad.

Las personas que desafíen las restricciones a la festividad cristiana, en esos sitios, pueden correr grandes riesgos: desde cárcel y multas, hasta amenazas de castigos más severos.

¿Cuáles son los cinco países del mundo en los que está prohibida la Navidad?

Corea del Norte

Con una población estimada que supera los 25 millones de habitantes, el hermetismo en el país gobernado por el dictador Kim Jong-un originó de un sinfín de mitos y versiones. Sin embargo, ciudadanos norcoreanos que lograron escapar del régimen dieron cuenta de que la dinastía Kim sostiene -entre otras disposiciones severas- la prohibición a celebrar el nacimiento de Cristo.

Un diario estadounidense calificó al tirano como "el Grinch que se robó la Navidad". Y, según la CIA, las actividades religiosas autónomas son ahora “casi inexistentes” en Corea del Norte, más allá de que la constitución de ese país permite las festividades de culto. De hecho, los grupos religiosos patrocinados por el gobierno existen sólo para "proporcionar la ilusión de libertad religiosa", destaca un informe de Infobae.

Aunque hay amenaza de prisión, tortura o desaparecimiento, algunas pequeñas comunidades cristianas celebran la Navidad de forma clandestina.

"A veces es posible hacer una reunión en áreas remotas, con un grupo de 10 a 20 personas. Muy ocasionalmente, es posible que los cristianos vayan discretamente a las montañas y celebren un ‘servicio’ en un lugar secreto. Entonces podría haber hasta 60 o 70 norcoreanos reunidos", afirmó un portavoz de Open Doors, que desafía la persecución del régimen de los Kim.

Somalia

Ubicado en el extremo oriental de África, este país tiene una población que profesa de forma predominante la religión musulmana. Al margen de los cultos, los conflictos internos han hecho que esta nación sea inestable y los hechos de violencia, recurrentes. Así, muchos habitantes han escapado a otros países de África, e inclusive hacia otros continentes.

Las autoridades locales, en este marco, mantienen una resistencia al proceso de "occidentalización de la población somalí. Por eso, adoptaron la Sharia (ley musulmana) en 2009 como religión del Estado; en 2015, determinaron que cualquier celebración o evento por fuera de esta estaba prohibido en el país. Y eso incluye las festividades cristianas.

“Todos los eventos relacionados con las celebraciones de Navidad y Año Nuevo son contrarios a la cultura islámica, lo que podría dañar la fe de la comunidad musulmana”, dijo Mohamed Khayrow, jeque de Somalia, cuando se implementó esta norma.

Desde entonces, las agencias de seguridad del Estado tienen la orden de mantenerse en alerta para detener cualquier reunión, en especial si en ella participan somalíes.

Los extranjeros sí tienen permitido reunirse en sus casas para Navidad, pero no en los hoteles o sitios públicos.

Brunéi

Con menos de 500.000 habitantes, esta pequeña nación situada en Asia es famosa por sus playas. Ubicada en la Isla de Borneo, tiene atractivos que la convierten en un destino turístico increíble. Sin embargo, es, a la vez, un lugar considerado hostil para quienes profesan la fe cristiana.

Desde 2014, las autoridades han impuesto una prohibición contra la Navidad que prevé castigos de hasta con cinco años de prisión.

"Usar símbolos religiosos como cruces, encender velas, poner árboles de Navidad, cantar pistas religiosas, enviar felicitaciones navideñas está en contra de la fe islámica", precisaron los gobernantes, en 2015, citados por la cadena Al Jazeera.

En esta nación, si un musulmán se viste igual o similar a Papá Noel, está incurriendo en un delito que puede llevarlo a la cárcel. Además, puede enfrentar multas de hasta 20.000 dólares.

Tayikistán

Este país de Asia central, de casi 10 millones de habitantes, también aparece en el listado elaborado por Infobae.

Situado al límite con Afganistán, esta nación gobernada por Emomali Rahmon se define como "laica". Sin embargo, desde su separación de la Unión Soviética, en 1991, este autoritario líder musulmán -reelegido en sucesivas votaciones. mantiene severas restricciones. Entre ellas, Rahmon ha prohibido en el país todas las festividades que tengan que ver con Navidad, Año Nuevo, así como cumpleaños y bodas por fuera del islam.

En 2015, el Ministerio de Educación de Tayikistán expidió un decreto que prohibió completamente “el uso de fuegos artificiales, comidas festivas, obsequios, recaudación de dinero y la instalación de un árbol de Navidad vivo (madera talada) o artificial” en escuelas y universidades. Esta medida se ha extendido más allá del ámbito educativo.

China

Con más de 1.400 millones de habitantes, en el "gigante asiático" hay quienes han adoptado paulatinamente ciertas costumbres del mundo occidental. Sin embargo, las autoridades sostienen estrictas disposiciones que apuntan a mantener las tradiciones ancestrales. Así, celebrar la Navidad tal como se la conoce en América Latina, por ejemplo, puede derivar en duros castigos.

En 2018, el gobierno impartió medidas para que sus ciudadanos promuevan la cultura de ese país, en lugar de las celebraciones occidentales, como la Navidad.

En algunas ciudades, como Langfang, se clausuran comercios que ofrecen artículos navideños y a las personas que saludan a los cristianos que festejan el nacimiento de Jesús.

"(Se debe) guiar y educar al círculo religioso (…) y a los seguidores con los valores fundamentales socialistas", dijo Xi Jinping, presidente de la República Popular China, en declaraciones citadas por la cadena ‘NPR’.

Arabia Saudita

En este país de oriente medio, si bien las restricciones navideñas se mantienen, hubo algunos signos de apertura.

Por años, el país árabe ha sostenido políticas que apuntan a preservar la cultura musulmana entre sus habitantes. Así, ha logrado aislarse de la influencia de occidente, estableciendo prohibiciones.

Para 2015, por ejemplo, el jeque Mohammed Al-Oraifi ordenó a los musulmanes abstenerse de saludar a los cristianos en las vísperas de Navidad.

"Si celebra el nacimiento del hijo de Dios y lo saluda, significa que respalda su fe", afirmó en el diario local Arab News.

El potencial castigo por desobedecer estas normativas es la cárcel.

Pero, a partir de 2016, el país ha entrado en un proceso de liberación. Así, se permite a las familias cristianas que viven en el país celebrar sus fiestas en privado, e incluso comprar adornos navideños en las tiendas de Riad, la capital. Esta nueva “temporada de tolerancia religiosa”, como la calificó el medio Arab News, hizo que el año pasado fuera la celebración más tranquila para los cristianos en toda la historia de Arabia Saudita.

Temas Navidad
Tamaño texto
Comentarios