La fuga de Rejas: “Abrieron el portón para el camión de Bomberos y yo salí por detrás; nadie me ayudó”

Roberto Rejas contó su versión sobre la fuga y dijo que su ex novia sufrió “abuso de poder”. La Justicia le prorrogó la preventiva por dos meses.

AUDIENCIA VIRTUAL. Roberto Rejas reclamó que “abusaron del poder” contra su ex novia, Patricia Gómez. Aseguró que en todo momento actuó solo. AUDIENCIA VIRTUAL. Roberto Rejas reclamó que “abusaron del poder” contra su ex novia, Patricia Gómez. Aseguró que en todo momento actuó solo.

“Jamás planeé mi fuga, se dio la oportunidad y la tomé ‘como un animalito’ como se diría. Nadie me ayudó a escapar. Fui como el pajarito al que le abren la puerta de la jaula y salió volando”, declaró Roberto Carlos Rejas en la audiencia de ayer. Su versión sobre la fuga se conoció 85 días después del escape. El ex guardiacárcel, que fue condenado a prisión perpetua por el crimen de Milagros Avellaneda y de Benicio, el hijo que tenían en común, reconoció el delito recientemente imputado (la fuga) pero aclaró que no fue algo premeditado y negó haber contado con cómplices. “Aproveché que justo abrieron el portón para el camión de Bomberos y yo salí por detrás. Nadie me ayudó ni me liberó. Todos saben que es muy fácil salir del cuartel de Bomberos (donde estaba detenido) porque no hay calabozos”, aseguró.

Crímenes

El 28 de octubre de 2016 fue la última vez que se vio con vida a Avellaneda y a su hijo Benicio. La madre fue con el niño de 3 años a casa de Rejas. Según se determinó en juicio, Rejas llevó a las víctimas en su VW Gol Trend hasta algún punto del parque 9 de Julio. Allí, tras discutir con Avellaneda, mató a golpes a la madre y al menor.

Si bien los cuerpos nunca fueron encontrados, las evidencias fueron contundentes para el tribunal integrado por Stella Maris Arce, Eduardo Romero Lascano y Alicia Freidenberg, que el 23 de septiembre de este año condenó por unanimidad a Rejas a la pena máxima.

Unas de las pericias más determinantes fueron la que se realizaron sobre el automóvil. Se comprobó que días después del hecho el guardiacárcel había cambiado las fundas de los asientos y lavado el vehículo con productos especiales para borrar rastros. A pesar de esas maniobras, la prueba de luminol detectó una gran cantidad de manchas correspondientes a restos biológicos dentro del Gol Trend.

Tras ser condenado a perpetua, Rejas fue trasladado al cuartel de Bomberos donde iba a permanecer hasta que la sentencia quedara firme o bien hasta que se habilitara un cupo en el penal de Villa Urquiza. A cuatro días de la detención se fugó del lugar donde cumplían arresto varios miembros de la fuerza. Producto de la fuga, el gobernador Osvaldo Jaldo ordenó prohibir que se usara esa dependencia como “centro de detención VIP”, dado que trascendió que los internos dormían en habitaciones, no en celdas, y que circulaban por el lugar con total libertad.

La evasión

El fiscal Pedro León Gallo, que investiga la causa por evasión, sostuvo dos teorías: una apuntaba a que el prófugo había huido por un ventiluz del baño que daba hacia una escuela donde trabajaba la ex novia de Rejas, Patricia Gómez, quien fue imputada y detenida 20 días por favorecimiento de fuga; también imputó a varios familiares del ex guardiacárcel. La otra hipótesis apuntaba a que al condenado le podrían haber abierto las puertas del cuartel para que saliera caminando.

Rejas descartó la primera teoría. “No me fugué como dijeron, no me entran ni los pies por ese ventiluz que hay en el baño. No salí por ninguna escuela”, recusó. Sí reconoció la segunda pero dijo que nadie lo ayudó. “La persona que estaba a mi cargo, ‘El Mono’ González, no tuvo nada que ver en esto. Ni él ni nadie de Bomberos, ni tampoco los otros internos. González me controlaba a mí y a otros siete presos, aproveché cuando fue a ver a los demás para irme. Todo lo hice sólo”, aseguró.

Más allá de por dónde haya escapado el reo, la teoría fiscal indica que un auto lo esperaba en las inmediaciones del lugar para concretar el escape. En horas de la noche, un testigo señaló que vio al prófugo manejando un VW Fox por un camino vecinal de Monteros. Así la investigación apuntó hacia Patricia Gómez, que vive en esa ciudad y que tenía un auto idéntico. La profesora de Educación Física fue detenida en el penal de mujeres hasta la caída de Rejas. Luego se le dio arresto domiciliario; sigue ligada al proceso.

Rejas finalmente fue capturado en un camping del dique Cabra Corral, en la localidad salteña de Coronel Moldes. Allí habría intentado reconstruir su vida con una identidad falsa. Los empleados del balneario recordaron que el fugitivo llegó y se presentó como “Leo”, un estudiante jujeño que venía al lugar para preparar sus exámenes en paz y que luego pidió trabajar en el predio a cambio de alojamiento. Por la repercusión que tuvo su fuga, una persona lo terminó reconociendo. Rejas fue detenido cuando limpiaba un bote en el lecho del dique. No se resistió al arresto.

Descargo

“No voy a negar lo que hice. Me fugué. A los motivos los voy a contar ahora porque en la primera audiencia mi ex abogado me recomendaba callarme”, explicó el imputado, que de hecho sí negó el delito atribuido en la primera audiencia. “La evasión ciertamente existió. Tomé una decisión en el momento porque estaba destrozado. Cuando me detuvieron después de la sentencia yo estaba abatido. Me cayó la ficha de que iba a ir al penal de Villa Urquiza. La verdad ya no le encontraba sentido a la vida. Sé que no es fácil que me crean pero espero que se pongan un segundo en mis zapatos”, relató.

Rejas dijo que en determinado momento dudó. “Cuando ya estaba a dos cuadras de Bomberos me detuve, ahí supe que ya la había cagado (sic), pero seguí adelante porque estaba muy mal en ese momento. Le pedí a Dios que me ayude a llegar hasta donde pueda. No me arrepiento porque quizás habría tomado una decisión peor si me quedaba, y hoy ya no estaría aquí”, alertó.

“No planeé esto”, reiteró. “Si hubiese querido fugarme tuve años para la hacerlo. Estuve dos años con prisión preventiva y nunca me fui porque creía en la Justicia y en que todo esto (por la causa de femicidio y filicidio) se aclararía”, agregó.

Habló de su ex

“Quiero que se den cuenta del daño que le causan a muchas personas que no tuvieron nada que ver con esto”, reprochó el condenado.

Rejas señaló que implicaron sin motivos a su familia y a la de Patricia Gómez en el hecho. “Lo que le hicieron a Patricia sólo por ser novia de Rejas es increíble. La pusieron en una cárcel por 20 días sin que ella tuviera nada que ver. Le arruinaron la vida a una profesional que sólo trabajaba y ayudaba a las personas. Hoy ella no sale de casa por miedo y está por perder el trabajo porque no puede salir de Monteros”, enfatizó. Luego agregó: “Fueron hasta el límite del abuso de poder con ella, ensuciaron su nombre gratis”.

Rejas también reclamó que mencionaran en la causa al hermano de la docente y a un tío a los que dijo apenas conocer. “Espero que después tengan la valentía de limpiar el nombre de Patricia y el de su familia”, concluyó.

El juez Facundo Maggio, que atendió el caso, interrumpió a Rejas en un momento para aclararle que todo lo que dijera sobre otro imputado no era motivo de esta audiencia. Le aclaró que de todo lo que declaró lo que tendría en cuenta era que negó haber planificado el hecho y haber contado con complicidad. Las demás manifestaciones se las aceptaba sólo como un descargo personal.

Cautelar

El auxiliar fiscal Guillermo Di Lella aprovechó la audiencia de ayer para solicitar la extensión de la prisión preventiva de Rejas por dos meses más. Destacó que si bien el imputado está condenado a perpetua por otra causa, aun esperan que la Corte Suprema de Justicia deje firme el fallo. Señaló que los riesgos de (otra) fuga estaban claros. “Vivió 18 días en la clandestinidad. Fue buscado hasta por la Interpol en esta y en varias otras provincias. Cuenta con una logística tremenda en recursos humanos y económicos”, señaló.

Di Lella aclaró que en dos meses contarán con otro avance para la causa, por eso se pidió ese plazo de arresto. “A Rejas se le encontraron varios chips de celular en la casa que habitaba en Salta. La división Homicidios está preparando el informe sobre esos dispositivos, con eso pediremos otra prórroga y otras medidas”, adelantó.

El flamante defensor de Rejas, Javier Lobo Aragón, no se opuso a la prórroga de la cautelar, pero si discrepó con que aún exista el riesgo de fuga. “Mi defendido hoy está en el penal de Villa Urquiza, además no cuenta con el poder económico que la fiscalía cree”, sintetizó.

Maggio dio lugar al plazo de prisión preventiva solicitado.

Comentarios