Animales sueltos, el problema de siempre

Están siempre en las rutas, pero en las épocas de mayor circulación se visibiliza más. ¿Ha cambiado la situación en Tucumán?

LA GACETA / FOTOS DE Osvaldo Ripoll y Analía Jaramillo LA GACETA / FOTOS DE Osvaldo Ripoll y Analía Jaramillo

Se acerca el verano y con las vacaciones empieza a visibilizarse nuevamente una problemática difícil de erradicar en nuestras rutas: los animales sueltos. Salir de viaje y -casi- sufrir un accidente debido a un caballo, una vaca o una oveja suelta, es un riesgo constante al que los tucumanos ya nos hemos acostumbrado.

La ley provincial 3.487 establece multas a la permanencia ilegal de ganado en rutas, caminos y calles de la provincia. En caso de haber animales sueltos, deben ser confiscados y, sus dueños, debidamente notificados.

Lo cierto es que los hay en todas partes. La ruta 307, que conecta San Miguel de Tucumán con los valles es siempre la más problemática y en la que más animales se avistan. Pero no es la única: para demostrar la gravedad de la situación en el Jardín de la República no hace falta mas que nombrar algunos caminos: la ruta 340 (que comunica San Javier con Raco), la 338 (El Corte), la 341 (entre Lules y Tapia), la 311 (a San Pedro de Colalao), la 308 (a Escaba) y la ruta nacional 65 (a Las Estancias), entre otras. En todas ellas los conductores son sistemáticamente sorprendidos por animales.

Ahora bien, ¿qué está pasando en Tucumán con los animales sueltos? “A través de las seis divisiones que tenemos en la provincia estamos trabajando en el tema de la erradicación de animales sueltos. El Ministerio de Seguridad nos pide rutas seguras, entonces trabajamos en forma coordinada con el departamento de operaciones policiales y las jefaturas regionales para lograr ese objetivo”, dice a LA GACETA el comisario Julián Condori, director de Delitos Rurales y Ambientales

Una realidad profunda

El problema de los animales en las rutas es histórico y no solo en Tucumán. En notas de LA GACETA previas a la pandemia se diferenciaba la situación entre las provincias del norte: mientras en Santiago del Estero, Catamarca y Salta se dedicaban equipos sustanciales para el secuestro de animales, en Tucumán sólo se contaba con un camión y muy poco personal para ello. Por ejemplo, hace dos años, en Salta se secuestraban 30 animales por día mientras que Tucumán había sacado de los caminos en seis meses poco más de medio centenar.

Según Condori, la situación en Tucumán ha mejorado. “Hace días hicimos un operativo de animales sueltos en la zona de Raco, Tafí del Valle y Burruyacu -cuenta-; el problema en Tafí, que es dónde más sucede esto, es que los animales suelen estar libres porque las comunidades consideran que, cuando el hombre llegó, los animales ya estaban ahí, entonces deben seguir libres... Días pasados hemos secuestrado once animales, caballos más que nada, y se hizo un trabajo de concientización con la comisaría de El Mollar y Tafí del Valle”

Animales sueltos, el problema de siempre

Qué se está haciendo

Condori considera que ha disminuido bastante el número de animales en las rutas. De hecho, admite que no reciben denuncias diarias sobre este tema. “Hay menos animales en la vía pública -refuerza-; por ejemplo, en el recorrido de Tapia hacia Raco por Ruta 9 hay mucha gente que ya los ata, porque venimos trabajando en eso. Ya (los vecinos) se han dado cuenta de que si los secuestramos pierden mucho, porque las multas no son nada baratas”.

“Lo que hacemos es recorrer con los móviles, hablar con los lugareños... A veces se hace el secuestro, o capaz que los animales que la gente tiene son para trabajar, entonces se les habla, para concientizar y evitar accidentes, y se los entrega inmediatamente”, añade el comisario.

Al ser consultado por LA GACETA, Ricardo Abad, titular de Vialidad Provincial, coincidió en que esta situación es muy común en rutas como la 307 y la 341, pero que desde Vialidad no pueden hacer mucho. “El problema fundamental es que están los animales, que no deberían estar. Nosotros no tenemos el poder de policía para secuestrar -explica-; simplemente podemos poner cartelería para avisar, pero siempre se los están robando”

En otras provincias

Mientras en Tucumán se combate la situación con secuestros (que se solucionan con el pago de una multa) y concientización, en Salta el senado provincial analiza un proyecto de ley para modificar el código contravencional para los propietarios de animales que, al dejarlos libres, pongan en peligro al resto de la sociedad. El proyecto propone arrestos o multas por días a los dueños.

En Santiago del Estero, por ejemplo, se realizan sistemáticamente operativos de secuestro de animales sueltos en calles y rutas Al igual que en Tucumán, en su mayoría se trata de Equinos.

Lo cierto es que la presencia de todo animal suelto en la ruta es peligroso, y no solo para los vehículos. Hace pocos días, un policía mendocino fue atropellado... por una vaca. El animal estaba suelto en la ruta 40 y la policía acudió ante una denuncia de animales sueltos. Mientras los animales eran llevados fuera del camino, una de las vacas se dirigió hacia uno de los oficiales y lo hirió en ambas piernas.

Consejos para evitar accidentes

La Federación Patronal Seguros recomienda:

•Ante la presencia de animales, siempre disminuir la velocidad al mínimo posible.

•Utilizar la luz de las balizas. En caso de tener encendidas las luces altas, pasarlas a bajas.    

•Al ser imprevisibles los movimientos de los animales, no intentar eludirlos prediciendo para que lado del camino se moverá. 

•Intentar ahuyentar al animal, utilizando la bocina. Nunca se debe intentar desplazar a los animales de la calzada saliendo del auto.       

•Apenas sobrepasado, avisar a las autoridades.    

•En caso de colisión inevitable con el animal, hay que sujetar fuerte el volante, continuar recto y frenar lentamente.

Tamaño texto
Comentarios