Se dilata la compra o el arriendo del ingenio San Juan

El juez del concurso preventivo no definió sobre las ofertas del complejo fabril y sus tierras, y notificó a las partes involucradas.

30 Nov 2021 Por Daniel Salvador
1

UNA POSTAL QUE, POR AHORA, NO PODRÁ REPETIRSE. El futuro del ingenio San Juan tiene un futuro incierto, ya que los intereses en juego llevan a la prolongación del trámite judicial y a dudar de una molienda en 2022.

Y al final, la expectativa de los trabajadores del ingenio San Juan terminó en desánimo. Ellos querían que ayer se resolviera el futuro de la fuente de trabajo, pero ello no ocurrió. El juez Pedro Pérez esperó hasta las 13 para recibir un acuerdo final por la compra o arriendo de los bienes muebles e inmuebles de la firma en concurso preventivo, Complejo Agroindustrial San Juan SA, pero sólo recibió un arreglo parcial de la concursada con uno de los oferentes.

En esa nueva presentación, la firma Complejo Alimenticio San Salvador SA (CASS), del Grupo Luque, elevó su “propuesta de arriendo con opción de compra sobre los bienes muebles inmuebles”, luego de haber “llegado a un acuerdo” con la firma concursada, Complejo Agroindustrial San Juan SA, del Grupo Jorge.

Se explica en la presentación que las sociedades se reunieron y que la oferente reformuló su propuesta, lo que posibilitó “la celebración de un contrato de arriendo con opción de compra de la planta fabril y una parte de las fincas cañeras, subordinado al otorgamiento de la autorización judicial”.

Agrega que “dada la premura en resolver la situación actual del personal del ingenio, y hasta tanto se cumpla el trámite judicial”, solicitan la tenencia del casco ingenio y de las tierras libres de arriendo, y asumen “la obligación de pagar los salarios y cargas sociales de los trabajadores permanentes y transitorios”. Firman Martín Luque, presidente de CASS SA, su abogado José Bertini Luque, y el letrado de Complejo Agroindustrial San Juan, Adolfo López Vallejo.

Ante esta situación, el juez dispuso notificar a las otras partes involucradas en el concurso (la administradora, Constructora del Tucumán SA; la sindicatura y los trabajadores), para que evalúen esta posibilidad y también la otra propuesta, que es de compra.

En este sentido, la otra firma interesada, Croanda SA (Grupo Rocchia Ferro), reiteró su oferta de $ 28 millones sólo por el “casco ingenio-destilería” y la inversión en lo inmediato para poner en marcha en 2022 la planta fabril. Mantuvo además la propuesta de no adquirir la planta de personal, con el compromiso de incorporar unos 200 trabajadores de los 280 actuales -aproximadamente- que quedan hoy en la plantilla de la concursada.

Los tiempos

La decisión del magistrado a cargo del juzgado Civil y Comercial de la 8va Nominación para cumplir con los trámites y plazos procesales, fueron cuestionados por el presidente de Croanda SA, Jorge Rocchia Ferro, y por el representante de los empleados y obreros, Pablo Campo, secretario de Fotia.

El empresario precisó que “los tiempos de la Justicia no son los tiempos requeridos por la inmediatez para el alistamiento de la fábrica, ni del clima ni del hambre y penurias de los trabajadores”.

Indicó que si no se resuelve en un breve plazo a su favor la oferta por el ingenio, no podrá llegar con su inversión en la planta fabril del San Juan para moler el próximo año. “Ya tendríamos que haber empezado”, agregó.

Por su lado, Campo con tono de enojo por la falta de decisión sobre el trámite, cuando ellos habían ido a la audiencia pensando que ayer se definía la situación.

“Por supuesto que queríamos que se definan por la compra del ingenio que ofrecía Rocchia Ferro”, remarcó. “Pero la sorpresa desagradable fue enterarnos que Luque y Hugo Jorge habían acordado el arriendo del ingenio y las tierras”.

En este punto, Campo fue contundente: “nosotros desde ya nos oponemos, porque este arriendo no sirve, es puro humo. Quieren dilatar el trámite para que desista Rocchia Ferro”. “Todos los arriendos no funcionaron en el San Juan, y lo seguimos padeciendo los trabajadores”, afirmó.

Otra de las objeciones a la vista surgiría de la administradora del cramdowm, Constructora del Tucumán SA (Grupo Omil), ya que en otra oportunidad había solicitado comprar la fábrica y las tierras.

Idas y vueltas judiciales: más de 20 años sin resolver el concurso

Por cuarto año consecutivo el ingenio San Juan no participó de la zafra azucarera de 2021. Son más de 20 años de idas y vueltas judiciales sin que se resuelva el concurso de acreedores de la propietaria, Complejo Agroindustrial San Juan SA. En 2001 la firma del Grupo Jorge entró en concurso preventivo y luego la Justicia dispuso un plan de salvataje o cramdown, y transfirió los activos y pasivos a la firma Constructora del Tucumán SA, del Grupo Omil. La medida fue objetada y la transferencia quedó en stand by varios años. El Grupo Jorge pidió la nulidad, e interpuso una medida cautelar. Ese recurso, que llegó a la Corte Suprema de la Nación, le dio la razón al Grupo Jorge luego de 17 años. Luego vino una serie de desaciertos en el ingenio que ayudó a su decadencia. El Grupo Omil había iniciado la serie de arrendatarios que asumían la explotación temporal del ingenio, hacían sus negocios con azúcar y alcohol y dejaban deudas salariales, de servicios y con proveedores. En 2019 otro fallo de la Justicia tucumana entregó el ingenio a Constructora SA, y hoy, todavía, no se resuelve el concurso.

Comentarios