Unen ingeniería y medicina - LA GACETA Tucumán

Unen ingeniería y medicina

Luis Rocha es el jefe de la Dirección de Gestión de Tecnología Médica de la provincia. Contribuyó a salvar la vida de miles de tucumanos. Esta es su historia.

19 Sep 2021 Por Juan Manuel Montero
1

Su tarea durante la pandemia fue tan importante que hace pocos días lo reconocieron como el ingeniero del año en Tucumán. Pero, ¿qué tiene que ver un ingeniero con la medicina y cuánto puede haber influido su trabajo y el de su equipo en la lucha contra el coronavirus? La respuesta no es difícil. Sin él, es muy probable que todos los equipos que se utilizaron, desde monitores, hasta equipos de respiración mecánica, pasando por los freezer utilizados para mantener la temperatura de las vacunas habrían colapsado con las previsibles y dramáticas consecuencias. Luis Rocha, que de él se trata, es el Director General de Gestión de Tecnología Médica.

Rocha, por ejemplo, explicó que trabajaron con “alternativas ventilatorias a través de unas máscaras adaptándolas para tener una opción. Con la impresora 3D se hacen las adecuaciones para poder utilizarla como sistema ventilatorio adicional y de esta manera ofrecemos a los terapistas y neumonólogos una alternativa ventilatoria para algunos pacientes que lo requieren”. El profesional indicó que “la Dirección gestiona todo el equipamiento de las instalaciones hospitalarias. Tenemos una historia de 32 años. Toda esta tarea que tiene por detrás a la bioingeniería y a la ingeniería clínica. Asistimos, asesoramos, adquirimos y mantenemos, documentamos y hacemos evaluaciones de todo el equipo que utiliza el Sistema Provincial de Salud. Por ejemplo, desarrollamos y sustentamos todo lo que es telemedicina, que adquirió mucha preponderancia en la pandemia, con monitoreo a distancia, sistemas de experticia, y toda una serie de dispositivos de software”, agregó. Y explicó que en su trabajo se combinan las ciencias exactas con las biológicas, generando la ingeniería biomédica, para poder llevar respuestas. “En este escenario de pandemia hemos podido sostener la infraestructura gracias al trabajo de todo el equipo, en todos los centros asistenciales, sin importar el nivel. Los profesionales de la salud están en la primera línea, pero nosotros somos su soporte”, aclaró.

Una parte fundamental

Según Rocha, “lo más complicado del trabajo fue todo el mantenimiento de respiradores, equipos de sostén de vida, de tomógrafos, de cardiodesfibrilación y las instalaciones de gases medicinales, que es el fármaco principal para atender distintas patologías. Aplicamos técnicas que les permitieron a los médicos tener nuevas herramientas para utilizar, sobre todo a la hora de decidir los pasos a seguir cuando está en juego la vida de una persona. Muchos pacientes se recuperan con la aplicación de alto flujo, algo que nosotros pusimos a disposición”. Otra tarea que llevaron adelante fue la de la preparación y mantenimiento de los freezers para las vacunas. “Se diseñó y monitoreó este método de apoyo del sistema de frío, no sólo del Depósito Central de Vacunas, sino en todos los nodos que se habilitaron en la provincia. Esto nos permite complementar el seguimiento del registro individual de cada lugar que se realiza de forma estricta, cada hora, las 24 horas, por parte de los responsables de cada lugar. Este sistema es muy valioso, ya que fue desarrollado por ingenieros del Sistema de Salud Pública”, indicó. “Nuestro trabajo también logró salvar muchas vidas, afloró el equipo, el conjunto, somos importantes y sabemos que no tenemos que bajar la guardia. Hay que estar preparados, siempre quisimos ayudar, con la camiseta de la salud”, afirmó.

Constante evolución

Al hablar del homenaje que le hicieron, destacándolo como el ingeniero del año, Rocha afirmó que para llegar a ese se transitó un largo camino. “Empezamos en el año 89, como técnicos en electromedicina, después me recibí de ingeniero y asumí la dirección del Departamento, pero nuestra especialidad no era reconocida. Fuimos evolucionando con el acompañamiento de la tecnología. Fuimos creciendo, conociendo un poco más, viendo como funciona el sistema humano, para entender cómo funciona el equipo médico. Hice la maestría en bioingeniería, y de ahí incorporé todo el conocimiento de la fisiología para saber en qué medida podíamos colaborar. Esto es una conjunción entre la medicina y la ingeniería. Por eso el homenaje fue un momento de mucha emoción, pero no sólo fue un reconocimiento para mí, sino para todo nuestro equipo. Nuestro sistema de salud es de primera, reconocido en todo el mundo por la calidad de profesionales que tenemos. Sin dudas que podemos llevar nuestro prestigio a todo el mundo”, dijo. “Ojalá de ahora en más tengamos que enfrentar problemas más cotidianos y no emergencias como este. Igual, como les digo siempre a los que trabajan conmigo y a mis alumnos, hay que tener pasión, que es el combustible adicional que nos empuja. Y es fundamental el trabajo en equipo”, cerró.

Comentarios