“No sé por qué hicieron tanto daño; encontré todo devastado” - LA GACETA Tucumán

“No sé por qué hicieron tanto daño; encontré todo devastado”

Dictaron preventiva a tres jóvenes que incendiaron una verdulería de Yerba Buena; las cámaras los filmaron.

01 Dic 2020
1

DESTROZOS. El fuego dañó hasta una cámara frigorífica del local.

Tres adolescentes (dos mayores de edad) fueron sindicados como autores del robo y del incendio a una verdulería de Yerba Buena ocurridos el 21 de noviembre. El comercio, ubicado en Aconquija al 2.200, sufrió una destrucción total. La Justicia tomó medidas coercitivas.

En una primera audiencia, el juez Dante Ibáñez le ordenó 75 días de prisión preventiva a Lautaro “Chicle Duro” Acosta, de 18 años, por este hecho. El sábado se desarrolló otra audiencia en la cual la magistrada Ana María Iácono ordenó la detención por 30 días de Julián David “Cata” Ibáñez, de 18 años. Ambas cautelares pueden prorrogarse si la investigación no concluye dentro de los plazos estimados. Para el menor, que no podrá ser enjuiciado, se ordenó que quede internado en el Instituto Roca por 30 días.

“El perjuicio es enorme, el hecho tiene una agresividad notable contra el derecho patrimonial de las víctimas. No se conformaron con apoderarse del dinero, sino que fueron por más y destruyeron la fuente de ingreso de dos familias”, señaló el fiscal Pedro León Gallo antes de pedir las detenciones. El investigador también resaltó que, como ex empleado, “Chicle Duro” conocía los movimientos del local y que una cámara lo habría captado junto con sus cómplices en la entrada de la verdulería.

Según detalló el fiscal, los delincuentes se llevaron $ 2.000 de la caja y una cámara de seguridad. Ingresaron rompiendo una puerta y arrastrándose para no ser captados por los sensores de movimientos.

Destrucción total

“Es la décima vez que entran a robarnos; se llevaron el cambio que quedó en la caja. Después del penúltimo ataque, decidimos poner cámaras de seguridad. Gracias a eso y a las cámaras de la avenida pudimos registrar a los ladrones, las vestimentas que usaban esa noche se encontraron en los allanamientos”, indicó la abogada Jorgelina Gil, querellante de la causa y además copropietaria del comercio atacado.

Según explicó, el fuego se expandió con los bidones de alcohol, de aceite de oliva y las bolsas de carbón que comercializaban en el negocio. Las llamas destruyeron tres heladeras exhibidoras, balanzas, mercadería, ventiladores, aires acondicionados, la cámara frigorífica y una moto de cadetería (quedó reducida a hierros) y dañaron la estructura del inmueble. “No sé por qué hicieron semejante daño, sólo puedo decir que cuando llegamos alertados por los bomberos y la seguridad privada encontré todo devastado. Las chapas estaban rojas incandescentes, por el calor el piso se levantó y los vidrios reventaron”, describió.

Con respecto a “Chicle Duro” Acosta, la abogada consideró que no tenía motivos para realizar algo así: “trabajó aquí unos meses, la relación no era mala. Un día, de repente, dejó de venir. Se fue por decisión propia, pero nunca hubo un problema”.

Gil contó que la verdulería es la principal fuente de ingreso de su familia y de la de su hermano, por ello no pudieron dejar que el agravio les hiciera cerrar sus puertas. “La gente nos apoyó mucho, hay clientes que nos ayudaron para que pudiéramos atender ese mismo día: pusimos unos tablones y una carpa, estamos trabajando así transitoriamente”, dijo la denunciante, que además agradeció a los vecinos y a los bomberos que evitaron que el fuego tomara el local de al lado, donde funciona la carnicería familiar. Finalmente, la joven lamentó que el local no estaba asegurado contra ese tipo de siniestros.

Temas

Yerba Buena
Comentarios