El Cadillal fue el refugio para refrescarse y pasear, pese a las restricciones - LA GACETA Tucumán

El Cadillal fue el refugio para refrescarse y pasear, pese a las restricciones