En la Libertadores, todos los caminos conducen a Brasil

Boca, River y Racing jugarán octavos de final en el país que será sede de la final prevista para enero.

24 Oct 2020
3

¡QUÉ MOMENTO! Con los dos que hizo el jueves, Tevez ya tiene 20 goles en la Copa Libertadores.

Boca, a Brasil... River, a Brasil... Racing, ¡a Brasil!... Alguien podrá sospechar de alguna mano traviesa, pero el azar del sorteo así lo estableció. Todos los caminos que deben recorrer los equipos argentinos en los octavos de final conducen a Brasil. Como si se trata de una ensayo rumbo a lo que será la final que se disputará a fines de enero del próximo año en Río de Janeiro. El Maracaná es el escenario elegido para el duelo decisivo -la final volverá a ser a partido único- y aunque el camino está lleno de obstáculos complicados, dos clubes argentinos podrían estar frente a frente ya que el “Millonario” va por un lado, mientras que la “Academia” y los “Xeneizes” tendrán que eliminarse en cuartos de final si logran superar al campeón defensor, Flamengo, y a Internacional, respectivamente. Los dirigidos por Marcelo Gallardo volverán e cruzarse con Atlético Paranaense, el rival al que venció para obtener su último trofeo internacional el año pasado: la Recopa Sudamericana. Las cartas está repartidas. Ya no hay lugar para las especulaciones. A partir de ahora, el que gana la serie avanza un casillero y el que pierde, se vuelve a casa. Río de Janeiro los está esperando.

Especulaciones

Tras el sorteo, comenzaron las especulaciones. ¿Cual de los tres equipos argentinos tiene el camino más complejo? Si bien nadie puede festejar antes de tiempo, la sensación es que Racing y Boca tendrán que hacer un esfuerzo mayor para llegar a la final programada para el próximo año.

Los dirigidos por Sebastián Beccacecce tendrán un arranque complicado en los mano a mano. Flamengo, al que todos hubiesen preferido evitar, será el rival de octavos y la llave se define en la casa del último campeón. Sin dudas es el cruce más duro. Las redes sociales se inundaron con el recuerdo de Gabigol amargando a River en la última final y preguntan si será capaz de ser otra vez el verdugo de los equipos argentinos. El que salga airoso no tendrá respiro. Boca o Internacional estarán esperando en cuartos de final y la semifinal podría ser con otro brasileño ya que Santos y Gremio van por el mismo cuadro.

LA ÚLTIMA FINAL. Pinola marca a Gabigol. El nombre del brasileño inundó las redes sociales ya que todos recordaron sus goles a River. Flamengo se cruza con Racing.

Flamengo sigue siendo un rival que merece respeto por su condición de campeón. Sin embargo, en la fase de grupos dejó una mancha en su curriculum: fue goleado 5 a 0 por Independiente del Valle en su viaje a Ecuador. Luego enderezó el rumbo. Ganó todos los partidos y se ubicó primero en el grupo A de la competencia.

En 2019, el “Mengao” armó un equipo lleno de estrellas y fue campeón de la Copa Libertadores, donde derrotó en la final a River, en Lima. Cuenta con jugadores con pasado europeo y tiene en sus figuras destacadas al uruguayo Giorgian De Arrascaeta, Bruno Henrique y Diego Alves, en el arco.

Será la primera vez que Boca e Inter se vean las caras en la Copa Libertadores, pero ya hubo seis duelos anteriores, todos por Copa Sudamericana. Inter ganó tres, Boca 2 y empataron una vez, aunque de tres cruces, en dos pasó el conjunto argentino.

En las semifinales de 2004, el “Xeneize” se impuso por 4-2 en La Bombonera y se clasificó con una igualdad sin goles en Brasil. En 2005, esta vez en cuartos de final, los brasileños ganaron la ida en Porto Alegre por 1-0, pero el Club de la Ribera goleó 4-1 y avanzó de ronda. La última, en los cuartos de 2008, fue la revancha para el Inter, ganó 2-0 en Brasil y 2-1 en La Bombonera y se metió en semis.

Además del entrenador Eduardo Coudet, el conjunto de Porto Alegre tiene siete futbolistas nacidos en nuestro país y uno surgido de las inferiores de Boca, aunque no llegó a debutar, como es el caso de Maximiliano Zalazar, que fue cedido a préstamo pese a no tener contrato para no irse libre. Andrés D’Alessandro, gran emblema, es el único con pasado en River además del técnico. También están Víctor Cuesta, Leandro Fernández, Renzo Saravia (con rotura de ligamentos cruzados, se perderá el cruce), Damián Musto y Martín Sarrafiore.

Conocidos

Atlético Paranaense sabe muy bien lo que es medirse con rivales argentinos. En la edición anterior fue eliminado por Boca en octavos y meses antes se cruzó con River en la final de la Recopa Sudamericana, que terminó por diferencia de goles en las manos del “Millonario”, que perdió de visitante (1-0) y ganó de local (3-0).

Si se analiza el cuadro de la llave, River no tiene rivales del nivel de Flamengo, Boca o Racing. En caso de avanzar se podría cruzarse con Nacional de Montevideo -si elimina a Independiente del Valle-, un club con historia copera que busca recuperar su vieja gloria y al que Gallardo conoce muy bien ya que ahí dio sus primeros pasos como técnico.

Palmeiras, al que le tocó un camino más que sabroso: primero Delfín, que entró por la ventana, y luego al ganador de Libertad-Jorge Wilstermann, es un firme candidato a jugar la semifinal en este cuadro.

Paranaense fue segundo en el grupo C, por diferencia de gol: tuvo uno menos que Jorge Wilstermann, de Bolivia, que ganó la zona. En el plano local, el Paranaense es uno de los peores equipos del Brasileirao: llegando a la mitad del campeonato, está en zona de descenso, tras ganar cuatro, empatar cuatro y perder ocho. La situación deportiva es crítica y por eso los dirigentes decidieron apostar por un entrenador experimentado que les permita salir de esa difícil situación. Paulo Autuori, 64 años y dos veces campeón de América (Cruzeiro en 1996, San Pablo en 2005), llegó con un estilo conservador que difiere con su estilo de juego. Lucho González es el único argentino del plantel.

Comentarios