Los colegios profesionales se unen para pedir que suban los aranceles de acuerdo a la inflación

La mora en los incrementos llevó a profundizar la brecha entre lo que reconoce cada obra social y los valores de referencia fijados por cada asociación.

28 Sep 2020 Por Martín Dzienczarski

Los colegios profesionales de la salud se abroquelaron contra las obras sociales: en plena pandemia por coronavirus, de inflación en los insumos y con la escalada del dólar, reclaman la actualización de los aranceles para las distintas prestaciones. La mora en los incrementos llevó a profundizar la brecha entre lo que reconoce cada obra social y los valores de referencia fijados por cada asociación. Parte del reclamo se concentra contra el Subsidio de Salud, que no actualizó hasta ahora los honorarios porque no hubo paritarias de estatales en la provincia.

"Las obras sociales, en su mayoría, se rigen por las paritarias. Cuando hay un aumento de una paritaria, se actualizan los honorarios en función del porcentaje de aumento. En este contexto hay muchos gremios que no tuvieron paritarias o fueron aumentos con porcentajes menores respecto a la inflación. Por ejemplo, en el caso del Subsidio de Salud no hubo paritarias estatales y estamos con valores fijados a mediados 2019. Entonces, por ejemplo, la sesión de psicoterapia del Subsidio de Salud es $ 340, desde octubre del año pasado. Algunas prepagas se van actualizando y pagan entre $ 600 a $ 800. La brecha con el valor de referencia, que no es obligatorio, se hace notar, porque el Colegio fijó en $1.800 el valor de referencia para la sesión de psicoterapia. Es una brecha bastante grande porque los valores de referencia se los calcula a valores inflacionarios", explicó el titular del Colegio de Psicólogos Roberto González Marchetti.

De acuerdo a la institución, en la provincia hay 2.400 profesionales de la psicología con matrícula activa y cerca del 65% trabaja en clínica. "Entiendo que los valores que reconocen las obras sociales deben ser actualizados entre un 30% ó 40%, que es el incremento inflacionario del año. En estas condiciones el trabajo se encarece y es difícil cubrir los gastos con los honorarios. Por eso hay profesionales que no reciben obras sociales y sólo trabajan de manera particular, no con el precio de referencia sino con uno pactado con el paciente, que suele ser menor.

¿Si no se acorta la brecha entre el valor de referencia y los aranceles de las obras sociales será difícil combatir el cobro de plus?, se le consultó. "Exactamente. Es difícil, en el caso nuestro, fijar un valor para un servicio vinculado a la salud mental. Otros trabajos fijan honorarios apuntando a un índice. Pongo un ejemplo sencillo: los arquitectos cobran un 10% de los materiales. Debería haber una base de cálculo para que colegios y obras sociales actualicen honorarios para que no ocurra como ahora, que hay un desfasaje muy grande con la inflación. Es un tema pendiente a resolver y que discute siempre cada colegiatura. Esto afecta particularmente a los jóvenes profesionales a los que no les alcanza para poder capacitarse, iniciarse con un consultorio o hasta ni siquiera independizarse de sus padres. Es un contexto complejo porque además en una crisis económica, muchas personas sin obra social no pueden acceder a la atención en salud mental", planteó González Marchetti.

Silvana Monteros, titular del Colegio de Fonaudiólogos, coincidió con su colega psicólogo. Apuntó, en particular, por la falta de reconocimiento de los elementos de bioseguridad necesarios para cumplir con los protocolos de atención a pacientes en pandemia. "Estamos en la misma situación que otros profesionales, a pesar de que pudimos empezar a trabajar con todos los protocolos, no hemos tenido apoyo de las obras sociales. Nunca reconocieron las modalidades virtuales planteadas al comienzo de la cuarentena. Ante esa negativa de no reconocer la modalidad virtual hemos presentado el protocolo necesario para poder atender. Nos lleva eso por supuesto a extender nuestras horas de trabajo porque tenemos un tiempo de sanitización entre pacientes, de unos 30 minutos, para desinfectar todo el consultorio. Desde las obras sociales tampoco hicieron una actualización de los aranceles fijados, en algunos casos desde principios de 2019", explicó Monteros. Y agregó: "Han mandado notas cordiales diciendo que no podrán ajustar los valores por esta situación. Los pacientes siguen pagando las obras sociales con aumentos. Eso nos lleva a cobrar régimen diferencial a pacientes. En los peores casos desde marzo que hay obras sociales que no responden a las consultas, no pagan lo adeudado y no podemos facturar porque no nos contestaron ni siquiera la consulta para saber cómo efectivizar el pago". Planteó como reclamo que, durante la pandemia, cada profesional debe autorizar online. El afiliado no va a autorizar ante el Subsidio sino que lo realiza semanalmente el profesional de la salud. El coseguro que debía pagar el afiliado ahora se descuenta del arancel, por lo que cada profesional debe solicitar el pago extra de $ 75,80.

Planteo contra el Subsidio

El conjunto de colegios de profesionales de la salud se unieron para solicitar ante el Instituto de Previsión y Seguridad Social de Tucumán (Ipsst), conocido como Subsidio de Salud, una actualización del 40% en los valores de los aranceles. Héctor Sale, titular del Colegio Médico, explicó que solicitaron desde hace meses una reunión con las autoridades pero no fueron recibidos. "Como Colegio Médico venimos desde los primeros meses del años efectuando gestiones ante el Subsidio de Salud porque continuamos con los valores prestacionales pactados para el 2019. Acudimos al titular de la obra social provincial y ante el Ministerio de Economía, pero no tuvimos respuesta", comentó Sale. Y agregó: "al compartir con las distintas instituciones de la salud el mismo sentir, planteamos en conjunto el pedido de actualización de aranceles. A los profesionales de la salud nos resultan muy altos los costos de alquileres de consultorios, de insumos y se suma un nuevo gasto para adquirir elementos de protección personal para poder seguir atendiendo en este contexto de circulación viral comunitaria de coronavirus".


Sale explicó que el Colegio Médico unificó el planteo junto a los colegios de Traumatología, Anestesia, Círculo Médico del Sur, Bioquímicos, Círculo Odontológico, Farmacéuticos, Psicólogos, Cámara de Imágenes, entre otros. "Como Colegio Médico tenemos convenio con casi 60 obras sociales. Casi todas hicieron un reconocimiento ajustando los valores en el primer semestre del año, salvo la obra social provincial. Por eso nos unimos con las demás colegiaturas y entre todos solicitamos una reunión para el viernes pasado con la ministra de Gobierno (Carolina Vargas Aignasse) y con el titular del Subsidio (Fernando Avellaneda) pero no tuvimos respuesta. Al Subsidio se le solicitó un incremento del 40%, pero queremos mínimamente sentarnos a una mesa y que se abra un canal de diálogo para poder ser escuchados", comentó Sale. "Trabajamos horas extras en este contexto, cubriendo salas de covid o guardias además de nuestra labor en consultorios. Nos consideran personal esencial para cumplir obligaciones pero no para ejercer nuestros derechos", agregó.

Viviana Berta, del Círculo Odontológico de Tucumán, planteó que la situación económica y el retraso de aranceles afecta en sobremanera a odontólogas y odontólogos, por los insumos y materiales dolarizados. "Todos los años hacemos las negociaciones de aranceles con las obras sociales desde febrero, con algunas tenemos dos veces al año. Con el Subsidio lo hacemos cuando cierran las paritarias y eso ocurre en mayo. Como no hubo paritarias este año, la obra social no tuvo ingresos adicionales en sus arcas ni paritarias, lo que no nos ha permitido hacer ningún ajuste sobre los aranceles. El último ajuste que tuvimos con el Subsidio es de junio de 2019 donde se ha pactado un valor fraccionado de ajuste, que finalizó en diciembre. Eso ha quedado completamente desfasado por la inflación y se suman los insumos dolarizados. Como Cámara de la Salud pedimos que el Subsidio abra la negociación y veamos cómo ajustar los aranceles porque no podemos seguir sosteniendo la atención con estos valores", planteó la odontóloga. "Rechazamos la propuesta que a cada institución se ha realizado porque es irrisorio. Entendemos la situación de la Provincia, pero pedimos que se tenga en cuenta la inflación interanual y no un valor caprichoso. Ellos ofrecen un 10% tras un año sin aumentos, lo que implica aumentar $ 14 una consulta y no es posible. No puede recaer sobre el afiliado la situación, por lo que esperamos una respuesta", planteó.

Comentarios