El peronismo quiere recuperar en octubre una vieja costumbre

El PJ, todavía entrampado por la pandemia.

24 Sep 2020 Por Juan Manuel Asis
1

HACE DOS AÑOS. El Hipódromo fue el centro de los festejos por el Día de la Lealtad en nuestra provincia. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE OSVALDO RIPOLL

Hay una pelea que el peronismo que gobierna siente que está perdiendo con la oposición macrista, que le incomoda y disgusta: la de la ocupación de la calle como espacio de poder; ese lugar tradicional de expresión de masividad del PJ. El enamoramiento opositor por instalarse en la calle para hacerse oír y para visibilizarse puso celosos a los militantes de Perón y de Evita. ¿Cómo los van derrotar justamente donde adquiere sentido la pertenencia peronista? Es que la calle es un bastión de lucha para cualquier expresión política, donde se manifiestan enojos, reivindicaciones, demandas y protestas contra el Estado, pero por sobre todo donde se ratifica la existencia como grupo.

La principal oposición, la de Juntos por el Cambio, viene realizando “banderazos” con consignas potentes, en fechas patrias y con éxito, porque visibilizan el descontento y lo potencian desde el espacio público. Han redescubierto el valor político de adueñarse de la calle, lo que ocurrió especialmente luego de las PASO del año pasado, cuando el Frente de Todos le sacó casi 20 puntos al macrismo. El propio Macri decidió llenar las plazas del país para insuflar esperanzas y movilizar a sus simpatizantes. Lo logró. Quedó esa imagen: salir a la calle rinde frutos. Sí se puede. Y lo hicieron por más que la pandemia lo desaconsejaba. Acertaron y provocaron al Gobierno, que quedó entrampado en su propio discurso del aislamiento sin poder mostrar que también cuenta con capacidad de movilización y con simpatizantes como para llenar plazas.

Sin embargo, algunos dirigentes del peronismo ya no se aguantan más las ganas de recobrar esa vieja costumbre. Lo que no sucedería en una fecha patria, sino en una jornada propia del peronismo: el 17 de octubre, el Día de la Lealtad. Si bien es una movida que impulsa la CGT nacional, desde la Nación no se aprueba una marcha masiva; todavía. Siguen entrampados. En Tucumán, ¿se está organizando algo? En el PJ, por lo menos aún no hay nada definido. Lo que deslizan autoridades es que esperarán las directivas nacionales del partido. Tal vez un acto en la sede propia. Por cierto, el PJ nacional tiene sus mandatos vencidos, está acéfalo. De cualquier forma, habrá que mirar cómo y quiénes organizan los actos, y a quiénes se invita. Porque los gremialistas ortodoxos de peronismo miran con desconfianza a los camporistas y dudan de su pertenencia al peronismo. He allí una interna a seguir y que puede hacer fracasar el festejo por el 17 de octubre o bien potenciar una grieta en el propio oficialismo a nivel nacional.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios