Una pelea que todos los meses entrega un round

Alberto Fernández y Mauricio Macri vienen protagonizando duelos verbales desde que el líder del PRO entregó la banda presidencial.

25 Ago 2020 Por Nicolás Iriarte
1

CRUZADOS. Macri y Alberto reeditaron sus disputas con una discrepancia sobre la charla privada que tuvieron al principio de la cuarentena.

Como si formara parte de una agenda en común, Alberto Fernández y Mauricio Macri, actual y ex presidente respectivamente, han tenido encontronazos (verbales o virtuales) todos los meses (al menos una vez) desde que intercambiaron el mando de la Argentina, allá por diciembre de 2019.

El repaso, viene a cuenta del round de agosto de esta pelea, que se reedita en todas las hojas del calendario. “A la Argentina le fue mejor con el coronavirus que con el gobierno de Macri”, aseguró Fernández en una entrevista concedida en las últimas horas. Allí, también aseguró que cuando se desató la pandemia en nuestro país, Macri le recomendó no hacer cuarentena y “dejar que se mueran los que tengan que morir”. La respuesta del ex mandatario no se hizo esperar. A través de una carta titulada “el valor de la palabra presidencial”, acusa a Fernández de mentir en aquella conversación que tuvieron en los inicios de la cuarentena.

Repasemos entonces, todos los cruces que tuvieron ambos desde que Alberto asumió en el poder a fines del año pasado.


Diciembre

Todo empezó en diciembre (al menos en los cargos que les toca ocupar hoy). Pese a que el traspaso de mando fue educado, en el mismo discurso, Fernández no dejó pasar la oportunidad para recordar de qué se estaba haciendo cargo. “Recibimos un país dañado en su tejido social y productivo con su alma herida por divisiones profundas”, dijo en un pasaje de su discurso.


Enero

En enero, algunos comentarios del propio Macri sobre la deuda, desataron un nuevo cruce. “Yo siempre les decía a todos: ‘Cuidado que los mercados no te dan más plata y nos vamos a la mierda’. Ellos me decían que me quedara tranquilo”, reveló Macri. “No entendí muy bien si estaba en un grupo terapéutico o si estaba hablando seriamente un ex presidente que decía semejante cosa, que estaba destruyendo la economía y que siguió adelante con su lógica destructiva”, respondió Alberto.


Febrero

En febrero, Fernández criticó a Macri desde Francia. “Con Macri vivimos un 2001 por goteo. En números, esto es peor en que en la post-convertibilidad”, les dijo a un grupo de empresarios franceses en un desayuno de trabajo en la embajada argentina en París.


Marzo

Si acaso hubo un buen momento en la relación Macri-Fernández, esos fueron en diciembre (no bien asumió) y en marzo, en el inicio de la pandemia. “Está muy bien lo de Macri (apoyó al Gobierno cuando llegó el virus a nuestro país). En este momento no somos ni kirchneristas, ni del PRO ni nacionales y populares. Somos argentinos en un problema”, dijo Alberto. Pero aún en ese “veranito” político, saltó una chispa. No tardó mucho Macri en criticar la manera en la que llevaba a cabo la administración de la cuarentena Fernández y criticó públicamente la postura de no recibir a los argentinos que habían viajado al exterior. “Queremos pedirle al Presidente que reconsidere su posición acerca de impedir el regreso de los argentinos que están fuera del país. Es una cuestión humanitaria. Tienen derecho a volver”, exigió Juntos por el Cambio a través de un comunicado que Macri replicó.


Abril

En abril tuvieron su primer intercambio sobre política internacional. El tema fue el Mercosur y, como buena parte de sus peleas, la diferencia de manejo entre una y otra gestión. “Macri y (Jair) Bolsonaro permitieron que cada uno haga su tratado de libre comercio. Así no tiene sentido el Mercosur. Si lo quieren tirar por la borda al Mercosur, que lo digan. Me preocupa que Macri haya permitido que se distorsione todo. ¿Si cada uno puede negociar lo que quiera para qué existe el Mercosur?”, dijo Fernández luego.


Mayo

Quizás aquellos embates de Macri tuvieron que ver con el cruce que tuvieron en mayo. No fue uno más, e incluso salió de la virtualidad o las meras declaraciones a la prensa. A fines de ese mes, la titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, presentó una denuncia penal por presunto espionaje ilegal a personas vinculadas a la actividad política, periodistas, dirigentes y policías durante el gobierno de Juntos por el Cambio. Además, requirió la indagatoria de Macri. “Yo esperaba que se de el 24 de Marzo que no lo pudimos hacer por la pandemia, pero espero que lo podamos hacer algún día: entregarle a cada organización de Derechos Humanos las cosas que Cristina (Fernández) encontró de tiempos de la dictadura de espionaje sobre los miembros de las organizaciones. Y lo voy hacer, lo voy a hacer, porque tiene que estar en manos de ellos que fueron enormes luchadores, pero encontró eso y encontró muchas otras cosas más”, aseguró el Presidente.


Junio

Aquello de “los atropellos” lo había instalado justamente en el cruce de junio. “Estuve hablando largo y tendido con Elisa Carrió, con el afecto y el cariño de siempre. Hablamos del momento que vive nuestro país y compartimos nuestra preocupación por los atropellos institucionales que estamos viendo”, tuiteó Macri.


Julio

El mes pasado tampoco dejaron de cruzarse. En una entrevista con el periodista Álvaro Vargas Llosa, Macri apuntó directamente al Gobierno que encabeza Fernández. “Hemos visto un Gobierno que intentó en la pandemia avanzar sobre la libertad de expresión, la Justicia, la independencia de los poderes, la propiedad privada. Les pedimos que no avancen sobre nuestras libertades, hagan las cosas dentro de un marco institucional”, exigió el ex presidente.


Agosto

Agosto tuvo doble tanda ya que (además del cruce de ayer) la semana pasada, en el feriado por el aniversario de José de San Martín, volvieron a tener un ida y vuelta. “Orgulloso de los miles de argentinos que salieron ayer para decirle basta al miedo y al atropello, y sí al trabajo, al respeto y a la libertad”, tuiteó Macri acerca de la marcha que realizaron miles de personas afines a Juntos por el Cambio, en todo el país. Alberto en su discurso de ese día, respondió: “Tenemos que reconstruir un país que dejaron endeudado y aniquilado económicamente, condicionaron el futuro de muchas generaciones”.

Nueve meses de cruces y chicanas. Así como la grieta entre sus votantes claramente no se ha cerrado, tampoco se ha cerrado entre ellos.

Comentarios