En protestas con tonos distintos, los abogados expresaron su malestar con la Justicia

En una concentración hubo repudio a la postura del Colegio de Abogados ante el asueto. En la otra, los letrados dirigieron su reclamo a la Corte.

02 Jun 2020 Por Irene Benito

Un mismo motivo, las falencias advertidas en la digitalización del trámite judicial que la pandemia aceleró, estimuló dos protestas distintas en las afueras del Palacio de Justicia durante este lunes de cuarentena. Los letrados se congregaron por afinidad y por tono: mientras que en la concentración que terminó con un corte breve del tránsito en la calle Congreso hubo críticas explícitas hacia la actuación del Colegio de Abogados y de su presidente Marcelo Billone, en la que se mantuvo en la vereda de la plaza Yrigoyen prevalecieron los reclamos hacia la Corte Suprema provincial. Ambas movilizaciones exigieron ayer un mayor acceso a la Justicia y que el cambio tecnológico coexista durante un tiempo con los papeles de toda la vida.

“¡El señor Billone no nos representa! ¡Somos los que peregrinamos por los pasillos, no ratones de laboratorio!”, gritó Romina Simón, una de las animadoras de la manifestación más crispada. Si bien el Colegio no avaló ninguna de estas demostraciones de malestar, el consejero Félix Gutiérrez participó en la marcha crítica con la entidad que integra. “No comparto lo que hizo mi institución. Y, si bien nadie se opone a la tecnología, necesitamos un régimen mixto que nos permita mantener el papel hasta que el Portal del SAE (Sistema de Administración de Expedientes) funcione correctamente. Es muy difícil trabajar así: en algunos fueros dan turnos para 2021”, cuestionó. A su lado, la colega Paola Cabrera empezó a enumerar los desbarajustes del SAE: “colapsa cada dos por tres. Esta no era la forma de modernizar la Justicia. Sentimos mucha inseguridad”.

Abundan las quejas contra lo que los abogados llaman chistosamente “Sistema CAE”, pero también hubo dardos para LA GACETA. “No me gustó que publicaran la imagen de un cartel con errores de ortografía de la concentración del mes pasado”, criticó Constanza Simón, hermana melliza de la oradora. A continuación, la abogada Julieta Miceli volvió a la carga sobre la necesidad de alargar un poco más la vida del expediente convencional. “Sobre todo por los abogados grandes”, añadió.

A LAS PUERTAS DEL COLEGIO DE ABOGADOS. La profesional Romina Simón habla por el megáfono ayer. la gaceta / foto de inés quinteros orio

A 50 metros del grupo de las hermanas Simón, los profesionales que elaboraron el texto titulado “manifiesto letrado” precisaron que estaban molestos por la falta de coordinación entre los ministerios públicos Fiscal y de la Defensa, y la Corte, y que, aunque exigían iniciativa al Colegio, ellos dirigían sus reproches a las autoridades estatales. “Pensamos que, hasta que el SAE se estabilice, los plazos de los juicios deben permanecer suspendidos, a menos que los abogados pidamos la reapertura”, propuso Jorge Contrera. En una ronda de catarsis, los manifestantes dieron a entender que les angustiaba depender exclusivamente de un programa virtual, cuyos desperfectos pueden acarrear “pérdidas irreparables de derechos”.

“Estaba prevista una implementación paulatina del expediente digital que era razonable. Pero durante el asueto por la pandemia apuraron los tiempos y activaron un sistema que anda para el ‘ojete’: escribilo con todas las letras, por favor. No es aceptable este esquema de ensayo y error con las causas ajenas. Me parece una vergüenza”, opinó Carlos Garmendia. Federico Benedek añadió que el Poder Judicial no era equiparable a la Dirección de Rentas: “si los Tribunales dejan de funcionar, la sociedad se queda indefensa”.

Los letrados del “manifiesto” hicieron pedidos a los ministerios públicos -en particular que formen parte de una mesa permanente de monitoreo de los cambios adoptados para evitar el trabajo presencial-, pero Contrera y Garmendia comentaron que no habían podido comunicar sus inquietudes: “a la Defensa no tenés cómo mandarle nada y usamos el correo electrónico del Ministerio Público Fiscal, pero tampoco hubo caso”.

Si bien dijeron que estaban enojados por el mal momento que atravesaba la profesión después de casi 70 días de parálisis por el coronavirus, los promotores de la concentración que se desarrolló en la plaza Yrigoyen insistieron en responsabilizar a las cabezas de los Tribunales por la elaboración de una política pública defectuosa. Soslayando el hecho de que no había habido acuerdo para hacer una sola protesta, Contrera, que tiene una carrera como comediante, apuntó: “lo único que han logrado es sacar a los abogados a la calle y unirnos”.

Comentarios