La torpeza, violar el código no escrito de la política

14 Feb 2020 Por Juan Manuel Asis
1

Juan Manzur

La mayor torpeza de Manzur no fue descuidar el micrófono abierto, sino olvidar que el código no escrito de la política no está para ser recitado, ni siquiera en voz baja, sino para ser ejecutado. Y en complicidad silenciosa, sin jactancia. El “abc” de la acción política indica -por ejemplo- qué hay que hacer para no parecer autoritario por más mayoría legislativa que se tenga para imponer condiciones: parecer democráticos.  O humildes. Bordeando los límites de la hipocresía y del cinismo, la conducta política maneja sus propias reglas básicas que por no estar reflejadas en un texto son desconocidas. Normas que se van asimilando mientras se crece políticamente, sufriendo o beneficiándose de sus efectos. No se rinde un examen, se aprende y se practica. Pragmatismo tácito, sin necesidad de ponerlo en escena. Algunas reglas son elementales, como besar bebés en tiempo electoral. O, por ejemplo, cuando se desea saber de antemano cómo están repartidos las voluntades para un tema crítico -y ver dónde se está parado para obrar en consecuencia-, alguien pide la palabra y exige votar una moción cualquiera. Vieja treta de recinto para contar los “porotos” propios y ajenos. Es sabido para qué se arma una comisión, no hace falta decirlo. Y no se comentan y explican las argucias no sólo porque son conocidas en el ámbito político, sino porque avergüenzan. Picardías que deben permanecer en la oscuridad, por eso el código no se escribe, se memoriza. Conductas intuidas y repudiadas popularmente. No es gratis la mala imagen de los políticos. Manzur, en su propio ámbito, pecó de ingenuidad al decir algo que no se dice -pero se sabe- ante un micrófono indiscreto. La oposición obró como manda el código: no dejó pasar la “gaffe” antidemocrática. Los del “palo” tampoco le recordarán que la tecnología expone. Se supone que todo eso  fue incorporado al manual, y aprendido. Entre los propios, la docencia es impropia.

Temas

Juan Manzur
Comentarios