Clausuraron el Club de Veraneantes de Tafí del Valle, pero la CD confía en revertir el traspié - LA GACETA Tucumán

Clausuraron el Club de Veraneantes de Tafí del Valle, pero la CD confía en revertir el traspié

El presidente Miguel Terán explicó que habrá mayores restricciones para las fiestas.

16 Ene 2020 Por Irene Benito
1

PAISAJES DE ENSUEÑO. Eso es lo que ofrece Tafí del Valle en todos sus rincones y alrededores. Una enorme extensión para hacer caminatas, detenerse a disfrutar un mate o una charla entre amigos, y si querés más “acción” están el centro, la plaza y los numerosos bares, como el del Club de Veraneantes, donde un café ameniza los encuentros. FOTO LA GACETA / IRENE BENITO

Una institución tradicional del estío tafinisto, el Club de Veraneantes, recibió un revés inédito. El sábado por la noche, la Municipalidad y el Instituto Provincial de Lucha contra el Alcoholismo (IPLA) clausuraron las instalaciones de la entidad. Miguel Terán, presidente del Club, manifestó que estaban superadas las objeciones que habían esgrimido las autoridades públicas y anticipó que habrá mayores restricciones para las fiestas. 

“Estamos dialogando con el intendente Francisco Caliva y confiamos en que juntos podamos elaborar un nuevo ordenamiento urbano para este Tafí que es tan distinto al que había cuando fundaron el Club”, comentó Terán en una amable conversación telefónica.

El funcionamiento de Durban, que en las redes sociales se presenta como un pub, originó el cierre. Este nombre comercial alude al concesionario de la cantina y del restaurante del Club de Veraneantes. 

El presidente manifestó que tenían los permisos para hacer un patio cervecero, pero que “los eventos concretos” iban a requerir autorizaciones individuales y su desarrollo estaría supeditado a los límites que imponga el Municipio.

Las dificultades que afronta el Club para desplegar sus actividades nocturnas remiten directamente al crecimiento extraordinario y descontrolado que experimentó la primera villa turística de la provincia durante los últimos 50 o 60 años. Esa expansión “rodeó” al establecimiento creado en 1964, antes de que existiera la Municipalidad, según subraya Terán. 

El Club quedó, por un lado, en el medio del centro y, por el otro, al borde del río, sin posibilidades de “escapar”. En términos normativos, sus instalaciones se ubican dentro de la llamada Zona Residencial 1 (R1), que es la misma donde estaba situado el boliche Recórcholis Summer antes de su traslado al predio contiguo al Complejo Democracia (se informa por separado).

Aunque el ritmo de actividades deportivas y recreativas del Club se mantiene más o menos constante, y hasta aumentó, comenzó a ser difícil la convivencia durante las noches de la temporada alta, cuando, como dice Terán, “todo Tafí es un ruido molesto”. “Cada local estaba con su música muy por encima de los decibeles adecuados. Donde uno iba escuchaba la música”, relató el directivo. Esa situación, más algunas otras dificultades con permisos “no imputables” al Club, según precisa el comunicado que este distribuyó, desembocó en la clausura y en la necesidad de reformular la agenda para lo que queda del verano, donde ya está confirmada la presentación del conjunto Fra Tenori. 

Terán dijo que había que hacer una tarea para adaptar las antiguas reglas a la nueva realidad: “la Municipalidad quiere hacer un cambio y marcar una diferencia respecto de (Jorge Yapura) Astorga en cuanto al ordenamiento urbano. En ese afán se están cometiendo algunos errores, pero es normal. Deseamos que esto sea una oportunidad para todos”.

Comentarios