Un nuevo hundimiento actualiza el problema de la vejez de las cañerías

Ayer cedió por tercera vez en el semestre el pavimento de Córdoba al 300. Renovar todo el sistema de cañerías es la única solución integral.

18 Dic 2019 Por Hernán Miranda
1

PARCHE. Obreros de la SAT trabajaban ayer en la Córdoba al 357. El asfalto cedió por filtración de agua. LA GACETA / ANTONIO FERRONI

La red de cañerías de la ciudad exhibe su vejez. Ayer cedió por filtración de agua potable parte del pavimento de la calle Córdoba al 300, donde hace apenas un mes otro sector se había hundido debido a una pérdida de la red cloacal. Adrián Navarro, jefe operativo de la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT), admitió que el problema de ayer obedeció a los años que tiene la conexión de plomo. “Al ser un material antiguo -consideró-, pierde la vida útil y ocurren fugas que no afloran a la superficie. Por eso después se producen estos hundimientos”.

Más allá de este caso, las filtraciones se han vuelto noticia repetida en los últimos años. La cuadra siguiente de la Córdoba, por ejemplo, fue hace tres años y medio el escenario de un curioso accidente: un colectivo quedó suspendido sobre un cráter de siete metros de profundidad. Días después la SAT comunicó que una napa muy activa había afectado el sedimento, roto la cloaca y degradado el suelo a través de la red colectora.

Caños centenarios

El consultor en proyectos hidráulicos Franklin Adler explicó que la cada vez más frecuente ocurrencia de estas fallas se debe a la obsolencia de las cañerías. “La red de agua de la zona céntrica de Tucumán data de principios del siglo pasado, de entre 1905 y 1915 -detalló-. La vida útil de las cañerías de esa época no llegaba a los 60 años y no hubo nunca un cambio sistemático de cañerías”.

Adler recuerda que la última renovación de caños maestros de gran diámetro ocurrió en la década del 60 en la calle 24 de Septiembre. Desde entonces solo se han hecho reparaciones: la SAT, según este consultor, se limita a intervenir donde aparece un problema. “A las cosas habría que hacerlas todo el tiempo: habría que mantener las redes todo el tiempo, renovar las redes todo el tiempo. Pero no lo hacemos y ahora estamos pagando nuestra desidia”, lamentó.

Más de U$S 25 millones

La solución que propone Adler no resulta ni barata ni rápida: un recambio total de las cañerías de San Miguel de Tucumán costaría más de U$S 25 millones y demandaría alrededor de tres años, de acuerdo con el gerente de la SAT, Augusto Guraiib.

En una entrevista que publicó LA GACETA el pasado viernes 6, Guraiib anticipó que gestionará estos fondos ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Si nos abocamos al proceso preventivo, cada vez van a ser menos los líquidos cloacales y las pérdidas de agua. O sea que va a haber roturas en menor medida y vamos a seguir atacando los problemas puntuales en tanto y en cuanto se haga un recambio integral, que va a ser lo que va a terminar de resolver el problema de base”, prometió entonces Guraiib.

Proyectar a 25 años

La Profesora Adjunta de Hidráulica Aplicada II de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología de la Universidad Nacional de Tucumán, Especialista en Ingenieria Sanitaria, Viviana García Cote, llamó la atención sobre la necesidad de planificar las obras de recuperacion y optimizacion del sistema cloacal. “La ciudad ha crecido y las obras no han acompañado el crecimiento de la población y ademas es un sistema de varias decadas -advirtió-. Sería deseable que los reemplazos de cañerías se hagan teniendo en cuenta una población futura, porque el microcentro de Tucumán ha crecido en edificios de una manera terrible y eso no ha sido acompañado con obras. Si reemplazamos un caño por otro del mismo diámetro y no prevemos el crecimiento poblacional, vamos a seguir teniendo problemas”. Ademas es muy importante que las obras se ejecuten con el debido rigor tecnico ya que por ejemplo las falencias de compactacion de zanjas lleva a los futuros asentamientos y roturas de pavimentos.

Además, García Cote afirmó que el Saneamiento es cuestión de Estado. “Por cada peso que se invierte en saneamiento, se ahorran siete en salud, eso internacionalmente ya está establecido. Entonces la inversión debe depender del Estado y no solo debe ir a redes, sino también a potabilizar y a tratar los afluentes cloacales”, aseveró.

Filtración a filtracíón

CÓRDOBA AL 329.- En noviembre, un tramo de la misma calle de ayer se hundió a causa de una pérdida por una obstrucción cloacal. Entonces la SAT abrió el suelo con máquina y destrancó la conexión.

SAN JUAN AL 400.- El 16 de octubre  la SAT comenzó a reemplazar la red cloacal de esa cuadra porque, de acuerdo con los voceros de la empresa, el sistema colapsó. Los trabajos demandaron alrededor de un mes y ocasionaron el corte continuado del tránsito.

CÓRDOBA Y VIRGEN DE LA MERCED.- La mañana del 3 julio los conductores se sorprendieron con un gran pozo en esa esquina. Se debió también a filtraciones de agua y las reparaciones demandaron el corte de la calle.

SANTA FE AL 100.- El 3 de mayo se interrumpió el tránsito en esa cuadra debido a la renovación de más de 100 metros de la red cloacal. La obra demandó alrededor de dos semanas y generó quejas de vecinos por falta de aviso.

CÓRDOBA Y 25 DE MAYO.- El 17 de junio de 2016 un profundo cráter casi se tragó un ómnibus en la parada ubicada unos metros antes de esa intersección. Según la SAT, el suelo colapsó por la erosión que produjo una napa muy activa. Por fortuna no hubo ningún herido de gravedad en el accidente.

Comentarios