“Siento vergüenza de llevar este apellido”, dijo Dante Ale

Declaró que el imputado Tripolone le había sacado el arma al otro acusado, Moisés Ale, y que había hecho un disparo al aire. El testigo se lamentó de haber quedado vinculado al crimen del empleado de Vialidad.

17 Oct 2019 Por Luis Duarte
2

EN LA SALA. Dante Ale manifestó que, en el momento del crimen, no tenía relación con el sindicato.

Dante Ale había estado detenido un año por el homicidio de Roque Ramón Paz, ocurrido en septiembre de 2007. Ayer, frente a los jueces de la Sala II en lo Penal, a cargo del juicio que se desarrolla por el crimen del empleado de Vialidad, afirmó que no había “matado a nadie”. “Me metieron preso por portación de apellido”. “Siento vergüenza por llevar este apellido”, repitió una y otra vez durante su declaración, pese a la indicación de los magistrados de que no había sido convocado como acusado.

El testigo, sin embargo, reconoció a los imputados Moisés Ale y Sergio Tripolone entre el grupo que había salido del sindicato, ubicado en avenida Mitre y calle San Martín, cuando se acercaba la movilización de unos 300 trabajadores estatales en medio de una disputa gremial. También dijo que estaba ahí Oscar Lynch, a quien conocía desde la infancia. Ese día, Paz recibió una bala que el provocó la muerte.

“Estaba en el café de la par del sindicato. Allí iba todas las jornadas, a la mañana. Ese día vi el problema: venía gente de Vialidad. Fui a separar y me encontré en medio de una pelea. Me salvé la vida milagrosamente”, expresó el hombre, de 52 años. “Yo no maté a nadie. Se confundieron de apellido, de persona”, acotó a los pocos segundos, desatendiendo a la pregunta del fiscal Carlos Saltor sobre los detalles del incidente.

“Observé que otra persona le quitó el fierro al señor Luis Moisés Ale”, explicó de manera precisa. “Lo vi a Moisés Ale con un arma. Por él fui preso, por el apellido. Observé que un petiso le quitaba el arma. No sé cómo se llama”, manifestó.

En ese momento, Dante Ale señaló a Tripolone, quien estaba sentado en una de las sillas de los enjuiciados, como la persona que había agarrado el arma. “Hizo un tiro al aire. Me fui porque corría riesgo mi vida. Yo estaba a lado de Tripolone”, añadió.

Dante Ale remarcó que no había sido por entonces “guardaespaldas” de los integrantes de la Comisión Directiva, cuyo secretario general era Manuel Palavecino, como habían señalado testigos anteriores. “No soy Kevin Costner (por el actor que desempeñó el personaje de guardia en la película norteamericana ‘El Guardaespaldas’)”. Trabajé como patovica, que es otra cosa. No sé nada de ser guardaespaldas”, contestó.

Respecto de los incidentes, Ale recordó que había visto personas en el suelo, aunque no supo identificarlas. También contó que los manifestantes habían golpeado al gremialista Luis Gómez y que había visto que este tenía un látigo. “Salí corriendo. Todos entraban al sindicato, pero yo me fui”, siguió contando.

“A los dos días me detuvieron. A cada momento decían que Dante Ale era el asesino y que iban a terminar con las mafias. Maldita la hora que tengo este apellido”, se quejó el testigo, quien en la actualidad no tiene trabajo, según contó en la sala.

A su turno, Raúl “Tito” Flores, señalado como uno de los integrantes del grupo conformado por dirigentes y no empleados, reconoció a Moisés Ale como la persona que había disparado a los cientos de manifestantes en plena avenida Mitre. Aunque aclaró que se había presentado esa mañana en el sindicato para gestionar el alquiler del inmueble y negó que haya formado parte de ese sector de “choque”.

Tripolone sigue con prisión preventiva

El tribunal rechazó un pedido de la defensa técnica

La Sala II rechazó ayer el pedido de cese de prisión preventiva del acusado Sergio Tripolone (foto). El defensor Macario Santamarina solicitó en el inicio del debate la finalización de la medida cautelar: el sábado pasado se había cumplido el plazo y llevaba ya 62 días de prisión. Como alternativa, pidió el arresto domiciliario. Carlos Saltor, representante del Ministerio Público Fiscal (MPF), había requerido la prórroga de la preventiva; mientras que la querella planteó el rechazo por los antecedentes. Tripolone había sido detenido, tras permanecer prófugo por una causa radicada en Santa Fe.


Comentarios