Rally trasmontaña de enduro: descifraron el acertijo

Franco Ayuso junto con el riojano Diego Llanos triunfaron en la exigente carrera que unió San Pedro de Colalao con El Cadillal.

14 Oct 2019 Por Mariana Apud

“Un acertijo”, así definió Diego Llanos al Transmontaña de enduro. El riojano, junto con el tucumano Franco Ayuso, fueron los ganadores de la edición 29 que unió San Pedro de Colalao con El Cadillal. Lógicamente, fueron los más sonrientes porque pudieron descifrar el enigma a mayor velocidad que ningún otro binomio. En la categoría Seniors A, la dupla marcó un tiempo de 3hrs.34’8”61/ 1000, superando al binomio integrado por Matías Giampietri y Fernando Correa que completaron los más de 130 kilómetros en 3hrs.39’56”44/1000 y a la dupla cordobesa integrada por Ícaro Livetti y Tomás Tomaselli con un registro de 3hrs.48’14”47/1000. 

Ese acertijo al que se refiere Llanos tuvo forma de “tapón”. En cada edición, la prueba por parejas convoca a miles de pilotos. El tráfico en la senda, consecuentemente, es de una masividad a la que los pilotos no están acostumbrados en ninguna otra fecha en cualquier calendario regular. En algunos tramos del Transmontaña los embotellamientos provocan que los pilotos tengan que bajar a cero la velocidad. Para Ayuso esa situación ayer se produjo inesperadamente rápido. “No pensé que iba a ser tan temprano en la carrera, pensé que sería para el lado de Chuscha”, reconoció el piloto del equipo oficial Husqvarna.

ENCENDIDOS. Por cómo tomaron la rampa, Llanos y Ayuso se sabían ganadores.

“Se puso lindo”, advirtió sobre ese momento Llanos. “Yo quedé agarrado y él pudo pasar”, relató Ayuso. La distancia que tomaron uno del otro fue tanta que sus intercomunicadores dejaron de funcionar. “Así que no sabía si venía o no”, afirmó el riojano. “Nos encontramos arriba, en una cumbre y de ahí empezamos a pasar motos. En ese y en otros ‘tapones’ pasábamos entre 60 y 100 pilotos. Había gente quedada, otros descansando, algunos desbarrancados también”, brindó la lista de percances Ayuso.

VARIADO. La prensa, familiares, promotoras, familiares estuvieron en la llegada.

A todo esto, los cientos de participantes lidiaban con la tierra. Hay varios sectores del trazado con polvo que se asemeja al talco. La llovizna de ayer lejos de disminuir la dificultad del obstáculo estuvo en el punto justo para que se convirtiera en otro problema. “Casi nunca pude andar con las antiparras puestas. Lloviznaba y al haber tanto polvo, esa combinación se pegaba al visor. Fue un factor condicionante muy importante porque al final ya no podíamos ver demasiado”, detalló Ayuso, que por primera vez logró un triunfo en la general de la competencia.

Cerca de ese triunfo se quedaron Giampietri y Correa. En la previa, era la dupla temida: Giampietri había ganado la edición pasada con otro compañero y Correa es amplio dominador en el torneo tucumano. “Obvio que no era el resultado que esperábamos”, reconoció Giampietri que, como es habitual, pese a no lograr lo esperado mantuvo la sonrisa. También Correa no perdió el buen ánimo. Con los ojos prácticamente cerrados por la irritación que generó el polvo, el piloto contó sus sensaciones. “Perdimos la carrera cuando empezamos a volver”, explicó Correa. Sucede que algunas duplas confundieron el recorrido. “Hubo un conflicto con una tranquera que, supuestamente, estaba cerrada. Al ver a pilotos que conozco que se volvían, decidí pegar la vuelta”, comentó Giampietri.

Al podio lo cerraron quienes habían llamado la atención ganando el prólogo. Si bien habían quedado como favoritos, el tercer puesto fue meritorio y hasta con sabor a hazaña. “Tuve un golpe muy fuerte y no recuerdo nada”, contó Tomaselli. “En una de las trepadas más grandes se ve que se cayó y se golpeó la cabeza. Ni sé cómo se levantó. Me alcanzó y pudo seguir”, reconstruyó Livetti el episodio que protagonizó su compañero.

Comentarios