El “gusano cogollero” atacó a la mayoría de los maíces Bt

Augusto Camuz analizó las plagas en maíz.

12 Oct 2019

Desde la Sección Zoología Agrícola de la Estación Obispo Colombres, el ingeniero Augusto Casmuz expuso sobre las principales plagas que ocurrieron en la campaña 2018/19 en el cultivo de maíz. Entre ellas se mencionó al “gusano cogollero” (Spodoptera frugiperda) en maíces Bt, la “chinche de los cuernos” (Dichelops furcatus) en etapas iniciales y los problemas de Corn stunt spiroplasma (CSS), enfermedad transmitida por la “chicharrita del maíz” (Dalbulus maidis).

Durante la última campaña hubo ataques generalizados de S. frugiperda en la mayoría de los maíces Bt, salvo aquellos materiales que expresan la proteína Vip3A. En el taller se presentaron experiencias referidas al manejo del “gusano cogollero” en maíz Bt, destacando que las aplicaciones de insecticidas lograron reducir la incidencia de la plaga por debajo del umbral de daño, con incrementos del rinde en el cultivo. Se mencionó la importancia del monitoreo de la plaga en los maíces Bt y la incorporación de las “áreas refugio”, para lograr preservar por más tiempo esta valiosa tecnología en el maíz.

Se mencionó que la “chinche de los cuernos” fue favorecida por las abundantes precipitaciones ocurridas al inicio de la campaña 2018/19. Esta situación permitió que se desarrollen importantes niveles de la plaga sobre malezas y los cultivos de garbanzo o trigo, que posteriormente pasaron a ocasionar daños en el maíz en sus fases iniciales. Los problemas causados por D. furcatus pueden ser de distinta gravedad: desde plantas con algunas pocas perforaciones en hojas, hasta plantas con daños en el meristema de crecimiento, con reducciones del porte, producción de macollos y pérdidas casi totales de la productividad. El manejo de esta plaga deber ser focalizado antes de la siembra del cultivo y durante su desarrollo inicial. Entre los elementos para el manejo de D. frucatus, se destacó al monitoreo de los lotes, previo a la siembra del cultivo, con el objeto de definir la inclusión de algún insecticida si fuese necesario.

Otra práctica de manejo es el empleo de semillas de maíz tratadas con insecticidas del grupo de los neonicotinoides, y el posterior seguimiento del cultivo una vez emergido para reducir la probabilidad de que ocurran daños de D. furcatus en las fases iniciales del maíz.

Esta última campaña hubo numerosas consultas sobre Corn stunt spiroplasma (CSS), enfermedad considerada endémica en el Norte del país y que afecta el sistema vascular de la planta. El CSS es transmitida por la “chicharrita del maíz”, único vector conocido que es capaz de transmitir la enfermedad. Por ello, las prácticas de manejo están focalizadas en el control de este vector. Entre ellas, se destacan el manejo de las plantas de “maíz guacho”, ya que sobre ellas se desarrolla el vector; la elección de materiales de maíz tolerantes a la enfermedad, y el empleo de insecticidas curasemillas del grupo de los neonicotinoides para el control de D. maidis, en las primeras etapas del maíz, y el monitoreo del vector una vez pasado el efecto del tratamiento de semillas.

Comentarios