"Cuento del tío": delincuentes apelan a la crisis para elaborar nuevas estrategias de estafas

Los timadores se quedan con depósitos de las víctimas mintiéndoles que la Nación va a decretar un nuevo “corralito”.

08 Sep 2019 Por Gustavo Rodríguez
1

CUENTO DEL TÍO. LA GACETA SALTA/ ARCHIVO

Un estafador, para cometer delitos, siempre está atento a lo que sucede en el entorno donde opera. Aprovecha las situaciones del momento (es un oportunista) y pone en marcha planes con los que intentará apoderarse del dinero ajeno. En estas últimas semanas, se conoció una nueva modalidad, gestada en el contexto de incertidumbre que supone toda crisis económica y financiera nacional: les piden a quienes escogen como víctimas que modifiquen sus cuentas bancarias o que retiren sus depósitos en moneda extranjera. Invocan falsamente, para tal fin, que el Gobierno federal está por implementar un nuevo corralito.

“En Tucumán no hemos recibido denuncias de este tipo, pero sí se han producido en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Salta. Es importante que estas situaciones se conozcan para que no haya víctimas”, explicó el jefe de la división Delitos Telemáticos de la Policía tucumana, Héctor Marín.

El investigador conforma un grupo de WhatsApp con colegas de todo el país. En esa red social, los funcionarios dan cuenta de los casos que se dan en los diferentes distritos. “Transmitimos alertas y modalidades para no estar desprevenidos”, destacó a LA GACETA.

El comisario describió que una persona, haciéndose pasar por un pariente o un conocido de la familia, se comunica con la víctima para estafarla. Hay dos modalidaes:

• Los depósitos: primero, el estafador consigue información bancaria (entidad con la que opera o tenencia de plazo fijo) de una persona. Si no posee los datos, trata de obtenerla interrogándola durante una llamada. Cuando obtiene los detalles, pide datos personales o acompaña a la víctima a un cajero automático para crear cuentas de homebanking (permite realizar operaciones bancarias por Internet) y así se quedan con el dinero.

• La moneda: se comunican con las víctimas para informarles que dejarán de circular dólares, euros o pesos por razones inverosímiles, como “vencimientos de la moneda”; o porque serán incautados de los bancos por la Nación. Van a buscar el efectivo a la casa de las víctimas o logran, mediante engaños, que el damnificado les transfiera los depósitos.

Otras modalidades

Marín informó que han habido otras modalidades que, cuando se hicieron públicas, se dejaron de utilizar. “Un ardid muy utilizado consistía en llamar a alguien y decirle que tenía que hacer depósitos bancarios para poder cobrar premios importantes: desde televisores hasta automóviles. Después obtenían dinero engañando a jubilados y pensionados: les decían que debían entregar dinero para ser beneficiados con la ‘Reparación Histórica’. Ahora estafan inventando argucias en nombre de la crisis financiera”, destacó.

“La difusión de las estrategias que utilizan los estafadores es una de las mejores herramientas para prevenir. También es clave que los tucumanos no brinden información sensible para no ser engañados”, explicó el fiscal Pedro Gallo.

“No son casos sencillos de investigar. Los delincuentes usan líneas de celulares con chips descartables, así como e-mails y perfiles de redes sociales falsos”, puntualizó.

Marín coincidió con Gallo. “Desde que comenzaron a difundirse las metodologías de los estafadores se han reducido considerablemente los casos”, destacó.

Quiénes son

Tanto Marín como el fiscal Gallo consideraron que, por las investigaciones que se han realizado, están ante organizaciones que operan a nivel nacional. “Van cambiando de escenarios. Hay cordobeses delinquiendo en Mendoza; y jujeños haciéndolo en Salta, por ejemplo. La características común es que no son oriundos de la provincia donde estafan”, destacaron.

El jefe de la división Delitos Telemáticos pidió a las víctimas que denuncien los casos. “Es fundamental que las personas que hayan sido estafadas, o que sufrieron un intento, no duden en contar la experiencia que vivieron. No sólo nos permite establecer las modalidades, sino que además, si aportan algunos datos como números de teléfonos o perfiles de redes sociales, podremos tratar de dar con ellos”, concluyó el comisario.

Recurso: el método de hacerse pasar por auxilio mecánico

“Nos enteramos de una modalidad de estafa muy reciente. Una persona que se hace pasar por un familiar, le pide a la víctima que llame a una empresa de auxilio mecánico porque se le rompió el auto en medio de la nada”, explicó el comisario Héctor Marín. “El damnificado se comunica con el supuesto mecánico quien le informa que sólo podrá realizar el trabajo después de que se concrete una transferencia bancaria a una determinada cuenta”, agregó el jefe de la división Delitos Telemáticos. “La estafa se concreta cuando la víctima realiza la operación por ‘homebankig’ o en un cajero. Esas cuentas, a menudo, han sido abiertas con datos falsos”, indicó.

Comentarios