Instagram desplazó el libro de recetas de la abuela

25 Jun 2019 Por Lucía Lozano
1

Foto Gentileza Paula Carlino.-

En un primerísimo plano el queso desborda de un sándwich. Irresistible. Igual que la porción de torta de capitas, con dulce de leche repostero y nueces. Hasta podemos saborearla con la vista. La foto pasa rápido. 

Y llega otra: un plato rectangular, prolijamente preparado con langostinos crujientes y un par de hojas de lechuga. La tentación se completa con un video de crepes rellenos de chocolate. La comida entra por los ojos. Es una frase hecha. Pero que cobra cada vez más sentido en la era Instagram. Es el lugar por excelencia para mostrar lo que cocinamos. Lo que preparan los expertos. Lo que aconsejan los nutricionistas. Lo que prueban los críticos.

Todas las propuestas están ahí, a un click de distancia. Hasta el libro de recetas de la abuela quedó desplazado. Nada como guardar una imagen o un video en favoritos para elaborar un plato único. Instagram es como una gran biblioteca virtual de sabores y técnicas. Y alberga el nuevo “de boca en boca” digital. Es tan fuerte el impacto de Instagram en la gastronomía que ya hay quienes se animan a decir que está cambiando nuestra forma de relacionarnos con la comida. 

Comentarios