Derribando prejuicios

Los seleccionados argentinos de talla baja jugarán amistosos esta tarde en Villa Luján.

22 Jun 2019
1

TUCUMANOS. Abel Roldán y Rodrigo Nieva forman parte de la selección argentina de talla baja y jugarán hoy. la gaceta / foto de DIEGO ARAOZ

Detienen los prejuicios con el pecho, y de volea los patean bien lejos. En el poco tiempo que tienen de presencia convirtieron las burlas en admiración y respeto. Ahora, los tucumanos podrán verlos en acción, en vivo. Tres selecciones argentinas de talla baja se presentarán desde hoy a partir de las 18 en el estadio del club Defensores de Villa Luján (Don Bosco 2.257): primero, el combinado femenino se medirá ante “Las Cachorras”, de Lomas de Tafí; luego, los juveniles enfrentarán a una escuelita de fútbol, y por último la selección mayor jugará ante un equipo de la Secretaría de Deportes de la provincia, integrado por periodistas. La entrada consistirá en un alimento no perecedero, que será donado a la escuela Monseñor Blas Victorio Conrero, de San Miguel de Tucumán.

“Esta locura empezó en 2010, por una fiebre fulbolera que bullía en mí. Atravesé años difíciles; no entendía por qué me había tocado esta vida a ‘media altura’. Entonces, un día comencé a diagramar cómo plasmar este sueño de ser jugador de fútbol”, contó el correntino Facundo Rojas, presidente de la Asociación Civil de Talla Baja, el principal responsable del surgimiento de esta disciplina. Añadió que no se trataba de un sueño individual. “Quería que alcanzara a todos los que sintieran esta misma pasión; para demostrar que es posible dejar de sentir esa ‘pegajosa’ mirada de la burla, para hacer un espacio propio, que podamos llenar de risas, de amistad, de oportunidades y, de paso, que nosotros podamos extender la mano a un mundo que no siempre sabe aceptar las diferencias”, manifestó.

Rojas se emociona por ver que su sueño ya es una realidad, en poco menos de una década. “Jamás olvidaré el brillo de los ojos de los que fueron llegando desde tantos lugares de país, ni mi corazón que latía a mil porque veía que era posible. Hoy tenemos un equipo cada vez más consolidado y un semillero prometedor. Además, las provincias están armando sus propias selecciones”, detalló el dirigente.

En octubre del año pasado, la “albiceleste” jugó la primera Copa América de Talla. Perdió la final contra su par de Paraguay. Entre el último día del mes pasado y los dos primeros de este, la selección disputó un cuadrangular en Bolivia, en el cual participaron también Paraguay y Chile. El equipo argentino cayó en la final, ante los trasandinos.

Aquel sueño de Rojas alcanzó, entre otros, a dos tucumanos: uno, de nacimiento -Rodrigo Agustín Nieva, juega en el semillero-; el otro, por adopción -Abel Arturo Roldán, que nació en Lanús, juega en la mayor-.

Ambos contactaron a Rojas por medio de Facebook. Y este año ya pudieron jugar en Corrientes y en Paraná.

Rodrigo tiene 15 años. Es zurdo, y juega de volante. Cursa 4° en la escuela Ricardo Gutiérrez. Comenzó con el fútbol a los 4, en la escuelita de la “Mocha” Adela. “Vestir la camiseta de tu país es un orgullo, no hay palabras para describirlo”, dijo en su visita a LG Deportiva. E invitó a las personas con acondroplasia a que practiquen fútbol, o cualquier deporte. “La idea es que lo disfruten”, señaló. “Rodrigo Piola”, como lo apodan, se reivindica “decano” desde la cuna. “Mi sueño es jugar un partido contra los jugadores de Atlético, en el “Monumental, y que inviten a todo el plantel de la selección de talla baja a conocer el estadio”, pidió.

Abel cumplió 19 años en Bolivia, mientras disputaba el cuadrangular. “Peke” -tal su sobrenombre- también es zurdo, y también juega de volante. No se siente discriminado. “Voy y vengo por todos lados, en mi moto. Y nunca tuve problemas”, dijo. En 2010 llegó a Tucumán; y se enamoró de San Martín, disfruta mucho de vestir la “blanquiceleste”. “Me encanta vestir estos colores; es muy lindo representar a tu país”, afirmó.

Comentarios