Tras una discusión, un hombre mató a su esposa en Simoca y luego se suicidó

María Guadalupe Iñigo, de 30 años, fue asesinada de un tiro en la cabeza por su esposo, Daniel Heraldo Albornoz, de 38 años.

11 May 2019 Por Rodolfo Casen

El llanto desesperado de dos niñas que pedían auxilio alertó el jueves a la noche a los vecinos de la última cuadra de Hipólito Yrigoyen, en Simoca. Las pequeñas, de nueve y de cuatro años, habían estado jugando al lado de la casa en que viven. Cuando regresaron, se dieron con una escena estremecedora: su madre estaba sin vida, en el suelo, sobre un charco de sangre. Y cerca, agonizante, permanecía el padre, gravemente herido.

María Guadalupe Iñigo, de 30 años (hija del concejal y candidato a intendente de Las Talitas por el Frente Evolución para la Democracia Social, Antonio Iñigo), fue asesinada con un tiro en la cabeza por su esposo Daniel Heraldo Albornoz (38 años). Tras perpetrar el crimen, el hombre primero se hizo un corte con un cuchillo en la muñeca izquierda. Luego se dio un tiro en la sien. A pesar de la tarea de los médicos, falleció dos horas después del hecho en el hospital Centro de Salud de la capital.

El sangriento drama, que engrosa en la provincia la lista de casos de femicidio, se desencadenó alrededor de las 22 del jueves. Según testimonios, estuvio precedido por una feroz discusión entre la víctima y su esposo. Los lugareños escucharon gritos e insultos. Sin embargo, dijeron no haber oído los disparos. Si advirtieron que la pelea se interrumpió abruptamente y que luego todo quedó en silencio. Después de varios minutos, estallaron los gritos de las niñas.

Celos

En principio, todo indicaría que la pelea se generó por un brote de celos del femicida. “Desde hace tiempo venían teniendo discusiones. Las relaciones fueron empeorando hasta que en marzo pasado se separaron. Él se fue a Buenos Aires y ella se quedó aquí, con las chiquitas”, contó Natalia Marín, amiga de la víctima.

TAREAS. Los peritos reunieron pruebas y analizaron el lugar del hecho. la gaceta / fotos de Osvaldo Ripoll

Albornoz regresó a Simoca hace pocos días, pese a que la Justicia le había impuesto una restricción de distancia. La cónyuge lo denunció por sus frecuentes reacciones violentas. Pese a todo, algunas versiones indican que fue la propia María Guadalupe quien le habría pedido a su cónyuge que regresara en el afán de recomponer las relaciones. Natalia no lo puede asegurar. “Solo sé que no se llevaban bien. Él, luego de ser denunciado, se tuvo que ir a Buenos Aires a casa de un pariente”, dijo, mientras lloraba.

Presentimiento

Durante la tarde del jueves, Natalia mantuvo contacto por celular con su amiga. No reveló lo que hablaron. Pero, según dijo, presintió que algo no andaba bien en la casa de María Guadalupe. Por eso, una vez que salió de su trabajo, alrededor de las 21.45, fue directamente a casa de los Albornoz.

“Cuando llegué, las criaturas lloraban desesperadas. Me contaron lo que había pasado. Y cuando ingresé a la vivienda, no podía creer lo que veía. Quedé paralizada”, relató, ahogada por la angustia. Varios vecinos se acercaron. Enseguida llegó la Policía, al mando del jefe de comisaría local Marcos Barros, y de inmediato procedió a aislar la zona del crimen. Albornoz fue trasladado de urgencia en una ambulancia hasta el hospital local. Desde allí, y debido a su gravísimo estado, fue derivado al Centro de Salud. Falleció a poco de llegar. “Esta locura fue por los celos enfermizos del hombre. No le encuentro otra explicación”, remarcó un vecino que prefirió no identificarse.

El matrimonio es oriundo de Las Talitas y hace más de tres años llegó a vivir a Simoca. En el barrio Matadero levantaron una vivienda de material, que la víctima, de acuerdo con el relato de los lugareños, preveía vender para regresar con la familia a su ciudad natal, en el departamento Tafí Viejo.

A la casa de la tragedia llegaron peritos del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF). Ellos secuestraron un revólver calibre 22 largo, dos cuchillos y celulares. Tomó intervención la fiscalía de Instrucción del turno del Centro Judicial de Monteros, a cargo de Mónica García.

Los otros casos

26 de enero: Murió Silvia del Valle Moreno (40) después de haber sido quemada por su esposo durante una pelea que se produjo en Tafí Viejo. Falleció luego de haber agonizado durante varios días.

17 de marzo: Adela Tolentino (75) fue ultimada por su pareja en Trancas. Los nietos de la pareja presenciaron el hecho y avisaron a los vecinos para que ayudaran a la mujer.

27 de marzo: En la localidad de La Florida, en el departamento Monteros, Rita Alincastro (27) fue apuñalada por su pareja, quien luego intentó quitarse la vida. La pareja estaba separada desde hacía meses y él no aceptaba el fin de la relación.

Comentarios