Perpetua para uno de los dos acusados de asesinar a un folclorista en La Invernada

A Luis Pinilla, de 22 años, le dispararon en la cabeza para quitarle la motocicleta en 2016.

25 Abr 2019
3

SUEÑO ROTO. SU PASIÓN. La víctima estaba por grabar su primer disco, en Catamarca, cuando fue asesinado.

Uno de los dos hombres acusados de haber ejecutado al músico Luis Rodrigo Pinilla (22 años) durante un robo en diciembre de 2016, en La Invernada, fue condenado a cadena perpetua. La sentencia se dio a conocer ayer en el Centro Judicial  Concepción.

Nelson Rojas y Richard Décima estaban acusados de haber matado a Pinilla tras quitarle su moto. El día del crimen, la víctima fue encontrada en un camino vecinal con las manos atadas y un disparo a la altura de la sien.

El tribunal, integrado por los magistrados Elena Grellet, Carlos Pellegri y Sergio Altamirano, resolvieron por unanimidad absolver a Rojas y condenar a cadena perpetua a  Décima quien, además, está imputado en la causa por la muerte de un hombre, ocurrida el 28 de diciembre de 2013 en la localidad de La Trinidad.

"Siento una inmensa impotencia y bronca porque no puedo creer que el asesino de mi hijo haya quedado en libertad. No creo en la Justicia,  no creo en nadie. Esto es una vergüenza. Rojas es culpable y lo dejan libre. Dos inmundos chorros  le quitaron la vida a mi hijo" expresó Luis Pinilla, padre de la víctima.

El abogado querellante y  el Fiscal de Cámara, quienes pidieron cadena perpetua,  confirmaron que recurrirán a Casación por la sentencia de Rojas.

El caso

El joven de 22 años fue asesinado de un disparo por dos personas que le robaron la moto en la que se desplazaba y otras pertenencias. Pinilla vivía en El Sacrificio, un pueblo ubicado cuatro kilómetros al oeste de La Invernada.

Pinilla ayudaba a su padre con el trabajo de una plantación de papas y estudiaba música en el Conservatorio de Concepción. Pero lo que más le gustaba era tocar con su grupo, llamado “La Frontera Folklore”.

Un mes antes de su asesinato, el muchacho y sus compañeros habían viajado hasta Catamarca para participar de un concurso llamado “Grabando un Sueño”, en el que se coronaron vencedores. Y esa es una de las cosas que más le duele a su familia, que no llegó cumplir ese sueño: lo mataron apenas unos días antes de su regreso a esa provincia, donde iba a grabar un disco.

Comentarios