Bussi marcó su postura sobre la ley de motochorros

Las críticas del dirigente de FR.

23 Abr 2019
1

RICARDO BUSSI. LA GACETA/ ARCHIVO

“Lo que hay que cambiar en Tucumán no son las leyes, sino a la dirigencia política, fiscales y jueces garantistas que siempre benefician a los delincuentes, en perjuicio de la gente de bien”, expresó ayer el concejal Ricardo Bussi. 

El referente de Fuerza Republicana (FR) planteó así su posición ante el aumento de los delitos y la casi nula efectividad de la Ley de Motochorros, una norma puesta en vigencia en 2018 y con la que se pretendía bajar los ataques de motochorros, “rompevidrios” y escruchantes. 

“Con estas mismas leyes, cuando sea gobernador voy a acabar con el narcotráfico y la delincuencia, aplicando mano dura contra el delito, acompañando personalmente los operativos de una policía honesta y comprometida”, enfatizó el también candidato a la gobernación. 

“Pondremos en funcionamiento efectivo la Comisión de Juicio Político de la Legislatura para renovar funcionarios indispensables para recuperar la tranquilidad en las calles. Con estas mismas leyes construiremos una cárcel moderna, donde se promueva una reinserción social efectiva, a partir del trabajo”, añadió.

"Momento espantoso": una mujer relató el ataque de dos motochorros

Lorena se encontraba filmando a su hija cuando intentaron asaltarla dos motochorros. Ocurrió el domingo pasado, en la zona de calle Las Piedras al 2000, en la capital. “Estábamos con mi hija pasando un buen momento; la habíamos disfrazado; era una sorpresa para mi suegra”, relató la mujer. 

“Cuando faltaban 30 metros para que lleguemos a la vivienda, dos personas nos sorprendieron. Uno de ellos me dijo ‘te voy a pegar un tiro, dame todo’. Fue un espantoso”, añadió. 

La víctima señaló que una joven se había comunicado con ella luego de ver las imágenes del hecho a través de las redes sociales. Le contó que había reconocido a los ladrones como los atacantes de su novio. 

En una situación de robo, la pareja había recibido un tiro en la cabeza años atrás. A partir de la viralización del video, se comenzó a señalar a los sospechosos. Ante ello, una familia de la zona  de calles Fortunata García y Congreso tuvo que salir a negar vinculación con los jóvenes vinculados al caso. 

“Me vinieron a decir por qué hacía eso, cuando no tengo relación con los autores”, expresó Federico Díaz, quien trabaja en un taller.

En Esta Nota

Comentarios