Lo asaltaron después de haber sido distinguido por la FET

Investigan a un grupo por dos violentos atracos en Concepción.

16 Mar 2019
1

GRAVE DAÑO. El dinero robado estaba destinado al pago de salarios. instagram @ gerf_calzados

La Policía se aprestaba ayer a realizar varias medidas judiciales para dar con al menos seis asaltantes que el jueves por la tarde asaltaron una fábrica de calzados y, según se sospecha, también habría atacado la sede del club de Huirapuca.

Durante el atraco a la fábrica, que duró 15 minutos, los desconocidos se alzaron con alrededor de $150.000 en efectivos y cheques. Cerca de las 18, los delincuentes irrumpieron en el sector de ventas del local, redujeron a punta de pistola a un vigilante, un empleado y a un cliente con su hijo. Todos fueron maniatados de pies y manos.

Se trató del segundo atraco que se cometió en la zona en menos de 36 horas. El primero se perpetró en el club Huirapuca, ubicado en el Parque de la Joven Argentina, donde se llevaron unos $100.000. En el asalto a la fábrica GERF los desconocidos arribaron en una camioneta, descendieron cinco y otro quedó en el rodado de campana.

“Llegué al lugar con mi hijo de 9 años a comprar zapatillas. De repente irrumpen en el lugar unos cinco tipos armados y con el rostro descubierto. Enseguida golpean y reducen al guardia y a un encargado del sector. Después vienen hacia mi y me ordenan que me siente en el suelo. De inmediato me atan contra mi nene que estaba en mis piernas”, contó un testigo del episodio, quien prefirió no identificarse.

“La mayoría eran jóvenes que conversaban entre ellos. Se alentaban diciendo trabajemos tranquilos que no viene nadie”, añadió el hombre. El hijo de este fue el que más sufrió el momento: “Me decía, papá tengo miedo, no quiero morir. Temblaba y solo trataba de calmarlo”, contó. “Me tranquilicé cuando luego de 15 minutos escuché que los tipos se retiraban. No sabía en qué podía terminar la situación”, agregó.

A este cliente los delincuentes le arrebataron un celular y dinero que tenía para adquirir los calzados. “Me iban a llevar la moto en que había ido. Por eso me pidieron la llave. Entonces les imploré que no me la llevaran. Al final me la tiraron al piso”, apuntó.

Amoladora

Según Santiago Rochia, propietario de la planta, los $150.000 que se llevaron los asaltantes estaban destinados al pago del personal. “Los tipos usaron una amoladora para violentar el acceso a mi oficina y abrir la caja de seguridad donde estaba el dinero. No acostumbramos a tener sumas importantes, pero justo esa tarde había que pagar a los empleados”. dijo el empresario.

Rochia, en el momento del asalto retornaba desde San Miguel de Tucumán. La Federación Económica de Tucumán (FET) le había entregado una distinción a la firma.

El jefe de la Regional Sur de la policía, comisario general Marcelo Ibáñez, dijo que la fuerza trabaja para esclarecer los dos últimos asaltos con datos concretos y que podrían conducir a resultados favorables. Los asaltos que se investigan no tendrían relación por el modo de operar de los autores. “Las pistas de estos hechos son distintas y confiamos en que las medidas solicitadas a la justicia nos conduzcan a detener a los delincuentes” expresó el alto oficial.

El ataque al panadero

En en la lista de los hechos de inseguridad registrados en las últimas semanas en La Perla del Sur se inscribe el crimen del ex empresario panadero Carlos Chequer, registrado a fines del mes pasado en el garaje de su casa ubicada en Matienzo y San Juan, del barrio Haimes.

El hombre fue atacado por un desconocido cuando descendía de su auto. Recibió cuatro golpes fulminantes en la cabeza asestados con un garrote de madera. En torno al hecho hay un hombre aprehendido.

Se le encontró en su vivienda ropas con restos de sangre del mismo grupo sanguíneo de la víctima. Mientras continúan las investigaciones del caso, se espera los resultados de las pruebas de ADN que podrían terminar incriminando al sospechoso.

Comentarios