Violento asalto al ex diputado nacional Guerrero y a su esposa

Los sorprendieron cuando dormían, los maniataron y hasta hirieron al dirigente del PJ. El atraco se produjo en el barrio Belgrano. “Le pedía a Dios que saquen lo que quieran y que se vayan”, contó la mujer.

23 Ene 2019
1

VÍCTIMA. Antonio Isaac Guerrero, de 72 años, relató a LA GACETA lo vivido con su herida a la vista. la gaceta / foto de analía jaramillo

Al menos cuatro desconocidos ingresaron por la fuerza al domicilio del ex diputado nacional peronista Antonio Isaac Guerrero, de 72 años, en barrio Belgrano. Estaba durmiendo junto a su esposa la madrugada del domingo cuando, cerca de las 3, se despertó y vio a los sospechosos saqueando su hogar. Estimó que la edad aproximada de los hombres sería de entre 20 y 30 años.

Guerrero fue senador provincial cuando Tucumán aún era bicameral, ministro de Gobierno, y asesor de la Municipalidad capitalina, entre otros cargos de su carrera política. Hoy actúa informalmente como consultor.

“Me despierto con los tipos en mi dormitorio y lo primero que atino a hacer es incorporarme y agarrarlo a uno del cuello”, narró Guerrero en diálogo con LA GACETA. Según su relato, el joven al que se abalanzó estaba desarmado, a diferencia del resto de la banda. “Cuando vieron eso, se me vinieron encima; vino uno con un arma y me metió un culatazo que me dejó “Knock-out”. El golpe con el arma le dejó al ex funcionario una herida en la cabeza.

Por el ruido, su esposa, Mercedes del Valle Lobo, se despertó con uno de los jóvenes apuntándole con un arma de fuego. “Estaban encima nuestro, no habíamos sentido nada”, confesó la mujer. “Nos despertamos con el chico que me pone la tumbera ahí (en la cabeza) y me preguntaba ‘¿dónde está la plata?’”.

Entonces, la banda les habrían atado las manos y los pies a Guerrero y a su esposa utilizando cinta aislante. Le sacaron los anillos a la mujer y al hombre, su billetera con dinero, tarjetas de crédito y documentación. Mercedes dijo haber permanecido en calma durante el robo. “Estaba con una tranquilidad que yo no sé de donde salió; el reloj lo salvé porque lo guardé entre mis manos cuando las ataron”, reveló. “Rezaba, le pedía a Dios que saquen lo que quieran y se vayan rápido”, manifestó entre risas.

La banda habría permanecido recolectando electrodomésticos y utensillos de cocina por aproximadamente media hora, mientras interrogaban a los mayores. Cada uno de los cónyuges habría tenido su “custodio” supervisándolos. “(Uno) se acerca y me agarra el dedo; me lo quiso cortar; yo le tironeé y me corté”, relató Guerrero.

Por su parte, Mercedes indicó que luego su marido fue amordazado y el interrogatorio se dirigió a ella. “A mí no me han lastimado, pero me preguntaban todo”. Uno de los 15 nietos de la pareja, Matías Antonio Bulacio Guerrero, de 20 años, vive con ellos y se percató de lo que estaba ocurriendo cuando volvía a la casa, cerca de las 3.30.

Portón cerrado

Los ladrones habrían cortado cables que impidieron que el joven abriera el portón. Al ver hombres vestidos de negro con pasamontañas, habría salido de la escena para dar aviso a la Policía. Entonces, los autores del robo se habrían dispuesto a huir con lo que podían cargar: una computadora; tres teléfonos celulares; dinero en efectivo y una billetera con documentación y tarjetas, entre otras cosas. Los elementos de mayor tamaño habrían sido abandonados en el living del domicilio. “No había ningún auto afuera, así que asumo que lo tenían a la vuelta”, supuso Guerrero.

Después de que la banda hubo abandonado la vivienda, “(Mercedes) alcanzó una tijera de la mesa de luz, me la dio y me corté la cinta; después se la corté a ella”, explicó el ex funcionario. Dijo también haber salido de la casa (aún sangrando por las heridas) para pedir auxilio.

Oficiales de la comisaría 3° ya se encontraban en la cuadra y procedieron a inspeccionar la escena y a tomar testimonios sobre lo ocurrido.

Guerrero denunció el hecho horas más tarde en aquella dependencia policial.

Temas

Inseguridad
Comentarios