Una banda robaba en microcentro y barrio Sur y guardaba todo en una casa usurpada

Entre otras prácticas, la organización robaba ruedas de auxilio de vehículos de alta gama.

08 Dic 2018

La banda estaba conformada por unas cinco personas. La organización se dedicaba a robos con arma de fuego, motoarrebatos y a la sustracción de ruedas de auxilio de vehículos de alta gama, y se caracterizaba por actuar en el microcentro y en barrio Sur, atravesando avenida Roca, en la capital. En el marco de la investigación policial y judicial, una mujer fue detenida por encubrimiento y se seguía los pasos de su pareja y del resto de los integrantes, según fuentes oficiales.

Personal de la comisaría segunda, a cargo de Alfredo Díaz, desarticuló el miércoles la vivienda de la zona de Villa Urquiza, donde los delincuentes acopiaban todos los elementos, tras los ataques a víctimas en esos puntos de la ciudad. Los uniformados secuestraron dinero en efectivo (un poco más de $ 28.200); billeteras y monederos de damas; DNI de distintas personas; licencias de conducir, tarjetas de crédito, estéreos y un reloj taxímetro.

También había gatos mecánicos y un chupete -elemento de hierro de fabricación casera en forma de letra “T”-, que habrían utilizado para violentar cerraduras o romper cristales de los automotores; un GPS y tres handies funcionando en la frecuencia policial, según fuentes oficiales. Es decir, podrían haber seguido los movimientos de los agentes de la fuerza de seguridad.

En particular, los investigadores remarcaron que el grupo apuntaba a la sustracción de las ruedas de auxilio para luego venderlas en el mercado negro. “En el circuito legal, hoy por hoy, estos artículos se consiguen a entre $ 35.000 o $ 40.000, cuando en la plaza ilegal se adquieren ‘armadas, con llantas y todo”, a menor valor, entre $ 10.000 y $ 15.000”, describió una fuente.

La pista de la rueda

Un caso de robo de una rueda de auxilio, justamente, desembocó en el procedimiento oficial del miércoles. El propietario de una camioneta Volkswagen Amarok había denunciado la sustracción del auxilio, cuando estaba compartiendo un asado con unos amigos en calle Rondeau, cerca de avenida Bernabé Aráoz.

Cuando se dio cuenta del hecho, la víctima se cruzó con policías y dio algunos detalles que posibilitaron realizar un seguimiento. Así, los datos llevaron a una casa ubicaba en calle Laprida al 1.700.

Diego López Ávila, titular de la Fiscalía de Instrucción Especializada en Robos y Hurtos de la I° Nominación y a cargo del caso, confirmó luego el paradero de una banda delictiva. “Todo comenzó con una denuncia de una persona, de cuya camioneta le sustrajeron una rueda de auxilio en el barrio sur, y empezamos a chequear hechos similares. En la mayoría de casos, se trató de roturas de vidrios y cerraduras de los vehículos. Se pudo identificar el auto donde se movilizaban, procedimos al secuestro del rodado y pudimos encontrar el domicilio donde se encontraban”, relató el fiscal en un conferencia de prensa.

“Hay por lo menos cinco víctimas de robo agravado con armas de fuego en la vía pública y se abrió una investigación más grande para relacionar otras causas con esta. En estos momentos, hay una mujer detenida y estamos en la búsqueda de otras personas. Estamos ante la presencia de una banda”, agregó.

La Policía efectuó el procedimiento en una casa que había sido usurpada. El damnificado, Sergio Melián, dijo que en 2015 se había puesto a la venta la propiedad y que “esa gente la usurpó con papeles apócrifos”. “En esa oportunidad se hizo la denuncia en la Fiscalía V (hoy, Fiscalía de Instrucción Especializada en Robos y Hurtos de la II° Nominación). La causa ya está elevada a juicio y se ha decidido la restitución provisoria del inmueble. Los usurpadores usaban la propiedad como aguantadero porque la casa estaba llena de motos y otros elementos robados”, enfatizó.

Comentarios