Boca-River, el fútbol en completo éxtasis

10 Nov 2018

¿Hay algo más lindo que un Superclásico en este fútbol argentino que nunca deja de sorprender? Sí, que ese duelo se dé en el marco de una final. Esto último ya ocurrió durante 2018, que quedará, sin dudas, en la historia.


Boca y River se cruzaron en marzo, en Mendoza, por Supercopa Argentina. El “Millonario” ganó 2 a 0 y se aseguró una alegría inmensa, sin saber entonces que ese duelo galáctico, podía llegar a ser opacado por una serie cósmica, que tendrá su primer capítulo en La Bombonera, y que entregará como premio nada más y nada menos que ser el mejor de América.

La final de la Copa Libertadores entre los dos gigantes del fútbol criollo es el sueño general para todo aquel niño que comienza a patear una pelota de fútbol. Pasaron 58 años desde su creación (la primera temporada de la gran Copa continental se jugó en 1960) para que ambos equipos pudieran llegar a cruzarse en el duelo decisivo, justo el último que tendrá un ida y vuelta, ya que desde 2019, la final se disputará a partido único en cancha neutral.

GONZALO MARTÍNEZ. "Pity", héroe en la semifinal ante Gremio, es uno de los ases de River.-

Boca y River se cruzaron en 24 ocasiones en esta competición, seis de las cuales se hicieron en duelos mano a mano. El “Xeneize” tiene ventaja en casi todos los aspectos sobre su enemigo íntimo. Acumula 10 triunfos contra ocho del “Millo”; los restantes seis fueron empates.

Pero eso no es todo. En los mano a mano también le dobla el brazo a River. En la Copa de 2000, se enfrentaron en cuartos de final. River ganó la ida 2 a 1; pero Boca lo derrotó en la revancha por 3 a 0, con ese histórico gol de Martín Palermo, que volvía de su lesión. En 2004, se midieron en semifinales. Boca ganó 1 a 0 el primer juego; River triunfó 2 a 1 en la vuelta, pero el “Xeneize” festejó en los penales.

Por último, en 2015, River se sacó la espina. Ganó en casa 1 a 0 y a la vuelta la ganó en los escritorios de la Conmebol, al suspenderse tras el entretiempo debido a que el plantel “millonario” fue agredido con gas pimienta. Otro dato, River nunca ganó de visitante.

La gran final de ida ofrece una nueva chance para ambos equipos. Sí, la oportunidad de dar el primer zarpazo, para alzarse con la gloria eterna.

Comentarios