La EEAOC adquirió un Analizador de Composición Elemental de combustibles, único en el NOA

Podrán establecer el perfil de una biomasa como combustible para calderas.

10 Nov 2018
1

EQUIPO NUEVO. La ingeniera Cynthia Gutiérrez, técnica del LEMI, realiza una demostración sobre cómo se trabaja con el Analizador Elemental de Biomasa que recibió la Estación Experimental.

El Laboratorio de Ensayos y Mediciones Industriales (LEMI) de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), adquirió un nuevo equipo que permitirá ampliar las determinaciones físico-químicas y energéticas, necesarias para evaluar posibles combustibles alternativos para calderas de la industria azucarera.

Este equipamiento posee tecnología de punta para el desarrollo y realización de ensayos de las diferentes biomasas residuales provenientes de cultivos como la caña de azúcar, limón, trigo, maíz, tabaco, etcétera, que podrían ser aprovechadas como fuentes de energía para la generación de vapor y electricidad. Se trata del primer “Analizador de Composición Elemental de Combustibles del NOA”, para la determinación de los contenidos elementales de la materia, como son el carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y azufre, tanto para combustibles sólidos, como para líquidos. El analizador, en su uso combinado con el resto del equipamiento ya existente, ampliará el espectro de información, para determinar la cantidad y calidad de los gases que se pueden obtener en la combustión de esos elementos.

Análisis

El responsable del LEMI, ingeniero Marcos Golato, explicó que establecer el perfil que tiene una biomasa como posible combustible utilizable para calderas, es un servicio fundamental para las industrias e ingenios tucumanos. En la imagen superior aparece la ingeniera Cynthia Gutierrez (técnica del LEMI) trabajando con el nuevo Analizador Elemental de Biomasa recibido. “Estamos complementando el laboratorio; se continua capacitando a nuestros técnicos, y con los resultados de estos análisis se podrán diseñar y verificar, con mayor precisión, nuevas calderas y equipos auxiliares en los ingenios, realizar balances de masa y energía, y determinar eficiencias térmicas logradas con el uso de estas biomasas como combustibles. También, podremos conocer, puntualmente, la calidad del bagazo combustible para las nuevas variedades de caña de azúcar liberadas recientemente por la Estación Experimental (Eeaoc); además, actualizar parámetros indicados en bibliografía para todas las biomasas residuales de la agroindustria, que son posibles de combustionar”, subraya el especialista.

Según destaca el profesional del centro de investigación tucumano, la costosa inversión, que se realizó a través de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica que, además de brindar un servicio de información muy valiosa que lo podrán aprovechar todos los ingenios de la provincia, permitirá avanzar en las investigaciones sobre temáticas energéticas de la institución. “Estamos estudiando a la vinaza como un posible bio combustible, para ser aprovechado en las calderas para generar energía térmica y electricidad. Para ello, hay que caracterizarla y definir cuál es el perfil que posee como combustible, y la mejor manera de quemarla y disminuir su impacto ambiental”, señala Golato.

“En resumen, hay que conocer la composición elemental de la vinaza proveniente de nuestros ingenios, y definir con esta nueva herramienta la manera de aprovecharla como combustible”, detalla

Más servicios

El LEMI pertenece a la Sección Ingeniería y Proyectos Agroindustriales, a cargo de la doctora Dora Paz, jefa de la Sección, bajo la coordinación general del ingeniero Marcelo Ruiz, Director Asistente en Tecnología Industrial. Inaugurado en 2012 con el nombre “Ingeniero Ricardo Fajre”, en homenaje a un profesional con destacado rol en nuestra provincia, desde hace seis años brinda un servicio integral de ensayos y de mediciones de todas las variables del proceso de la agro-industria tucumana, en especial la azucarera y la citrícola. El LEMI cuenta, además, con una planta piloto de gasificación de biomasas residuales para la generación de energía eléctrica, y brinda apoyo a los programas de investigación de la Eeaoc, mediante tareas de ensayos y mediciones en planta.

“Este año tuvimos un notable incremento en la demanda de nuestros servicios, no sólo de la región sino también de diferentes puntos del país y de distintos tipos de industrias. Es importante destacar que una de las grandes ventajas que tenemos, a diferencia de otros laboratorios similares, es que no sólo se cuantifican las variables productivas, sino que nuestros técnicos le dan un valor agregado a estos ensayos, con la observación, interpretación y conclusión de los fenómenos que afectan a esas variables”, recalca Golato.

Prestaciones: Medición de caudales de líquidos y gases; determinación de la concentración y emisión de material particulado efluente por chimeneas de calderas y secadores; estudios de racionalización del consumo de agua en plantas industriales; evaluación energética de procesos de cogeneración; determinaciones de contenidos de humedad y cenizas; análisis termogravimétricos; poder calorífico superior e inferior de combustibles sólidos y líquidos; análisis de fusibilidad de cenizas y, ahora, composición elemental de combustibles sólidos y líquidos.

Comentarios