Sólo le falta una estrella

Guillermo, que tiene una estatua por lo que hizo como futbolista, ahora va por toda la gloria.

08 Nov 2018 Por Jose Ariel Ibañez
1

GANÓ CASI TODO. Barros Schelotto se coronó en la Copa en su etapa de jugador. ¿Lo hará como DT? Reuters.-

Ganó ocho torneos locales (seis como futbolista y dos en su función de entrenador), cuatro Copa Libertadores, dos Copa Intercontinentales, dos Copa Sudamericanas y dos Recopa Sudamericanas. La suma precisa que tiene 18 títulos y es el más ganador en la historia del club. Una marca que será difícil de superar. Guillermo Barros Schelotto está en la historia grande de Boca desde hace muchos años. Sin embargo, el ídolo que se metió en el corazón de los hinchas en su etapa de futbolista tiene una cuenta pendiente desde que se convirtió en el entrenador del plantel “xeneize”: ganar la Copa Libertadores.

El objetivo le escapó de las manos en 2016, cuando fue eliminado en semifinales por Independiente del Valle. Ahora tiene la posibilidad de alcanzarlo y si lo hace el premio será doble. Volver a ganar el torneo intercontinental que Boca conquistó por última vez en 2007, tiene un sabor especial para el pueblo “xeneize”: será la anhelada séptima copa que pondrá al club al nivel de Independiente, el que más veces levantó el preciado trofeo hasta el momento, además de hacerlo ante el eterno rival, con todo lo que significa.

Guillermo siempre fue protagonista estelar de los superclásicos en su etapa de futbolista. Jugó 18 partidos oficiales frente a River con un saldo favorable: ganó seis, empató siete y fue derrotado en las restantes cinco oportunidades. Además, anotó cinco goles. Ese tipo de partidos siempre fueron su especialidad. Supo llevar al gran escenario la picardía de los potreros. Fue clave en el recordado partido por las semifinales de la Libertadores 2004 cuando su equipo perdía 1 a 0 y estaba con un jugador menos. Provocó a Hernán Díaz, asistente del técnico Leonardo Astrada, y en medio del tumulto logró que expulsaran a Rubens Sambueza. Boca igualó unos minutos después (gol de Carlos Tevez ) y aunque el local ganó el partido (2-1), el “Xeneize” se impuso 5 a 4 en la definición con tiros desde el punto del penal y enmudeció al Monumental.

“Sabemos lo que nos jugamos en los dos próximos partidos. Nos vamos a preparar para dar la vida para ganar la Copa, más allá de quién sea el rival. Yo siempre vi fuerte al equipo, aunque las series contra Cruzeiro y Palmeiras ayudaron bastante. Fuimos creciendo”, señaló Guillermo. El ídolo que ahora quiere quedar en la historia como técnico, tal como lo hizo quien fue uno de sus maestros: Carlos Bianchi.

Comentarios