Lo matan de un disparo en el rostro en una pelea entre vecinos en La Milagrosa

Una mujer que fue detenida se adjudicó el asesinato; residentes de la zona le prendieron fuego a su casa Denuncias cruzadas derivaron en el crimen de un hombre de 34 años. “Mi hijo tiró piedras y ellos le dispararon”, dijo la madre

31 Ago 2018
2

UNA NOCHE DE FURIA. Un grupo de vecinos le prendió fuego a la vivienda desde donde salió el disparo que terminó con la vida de Suárez. la gaceta / foto de antonio ferroni

“Ellos nunca nos dejaron tranquilos, siempre nos persiguieron. Dos veces nos hicieron denuncias falsas que terminaron en allanamientos policiales”, contó Mirta Ester Medina para explicar el origen del enfrentamiento con otra familia que derivó en el homicidio de su hijo.

La víctima fatal fue identificada como Claudio Luis Suárez. Tenía cinco hijos y trabajaba en una gomería. Vivía con su familia en una casa de calle Miguel Lillo y Costanera, en cercanías del río Salí. “Quedó tendido en la vereda en medio de un charco de sangre”, describió su madre.

La historia de odio vecinal terminó de la peor manera en la noche del miércoles. Suárez, de 34 años, fue asesinado de un tiro en el rostro en medio de una gresca que comenzó horas antes.

Denuncias cruzadas

Por la tarde, una serie de denuncias cruzadas en sede policial desató una pelea. El barrio La Milagrosa de Banda del Río Salí fue el escenario. “Mi hijo se defendió a pedradas y ellos le dispararon”, aseguró la madre de Suárez. La detenida fue identificada como Elsa Margarita Hernández. Los familiares de la víctima aseguran que no fue la única que disparó. También se acusó a su pareja, Jorge “Pluma” Villagrán, que fue detenido ayer a mediodía por personal de la División Homicidios.

CLAUDIO LUIS SUÁREZ. Falleció tras ingresar al hospital del Este.

Sobre el mortal suceso, la mujer señaló: “Ayer por la tarde (por el miércoles) ella me quiso pegar. Fui a denunciarla en la comisaría de San Juan. Les dije a los policías: ‘vengan que esto va a ser una desgracia porque ellos tienen muchas armas’. Cuando volví ya estaban a los tiros”.

“Fueron muchos más los que dispararon. Usaron un montón de armas”, afirmó Medina. Los peritos de Criminalística Este recolectaron 16 vainas de varios calibres que quedaron dispersas sobre la calle de tierra o incrustadas en la mampostería de la casa de la víctima.

Suárez fue llevado por un vecino en su auto hasta el hospital del Este. Presentaba una herida en el rostro. El proyectil ingresó por el costado derecho de la nariz y salió a la altura de la nuca. Los médicos le realizaron tareas de reanimación, pero falleció poco después.

Por el crimen fue detenida durante la noche una mujer en el barrio San Antonio de El Bajo. Tras el hecho se había ocultado en la casa de sus padres. Cuando los policías fueron a buscarla en esa propiedad, les dijo que ella era la homicida.

Por la noche, un grupo de vecinos comenzó a arrojar piedras contra la casa desde donde habían salido los disparos. Personal de Infantería de la Regional Este tuvo que montar guardia en la cuadra para evitar que se registren nuevos hechos de violencia.

Piedras y fuego

Los residentes de la cuadra estaban indignados. Se quejaban de que la Policía no había llegado a tiempo y que nunca se presentó una ambulancia del 107 para trasladar a la víctima.

Finalmente, los enardecimos residentes ingresaron a esa casa y le prendieron fuego. Los policías lograron contenerlos. Tuvieron que montar guardia toda la madrugada para prevenir más ataques.

Ayer, los familiares de Suárez se reunieron en el comedor de la casa familiar, donde entre llantos desconsolados esperaron que les entregaran el cuerpo para velarlo.

El caso quedó en manos de Adriana Gianonni, a cargo de la Fiscalía de Homicidios. Un equipo de ECIF (Equipo Científico de Investigaciones Fiscales), también intervino en el caso. Dos cuchillos fueron secuestrados en la casa donde fue detenida la mujer.

Comentarios