El dueño de una despensa atiende detrás de las rejas después de que lo encañonaron

10 Ago 2018
1

Algunos de los comerciantes consultados contaron que fueron víctimas de violentos robos a mano armada. Dos de esos casos se registraron en Santiago del Estero al 2.000.

“Necesitamos más presencia policial, sobre todo a la siesta y en la noche. Son grupos de tipos que andan en dos o tres motos. Van y vienen todo el tiempo”, explica Juan Carlos Payeras, propietario de una despensa ubicada sobre Santiago, a pocos metros de la esquina con Thames.

“Yo desde las 20 atiendo detrás de la reja”, señala el comerciante, y aclara que tomó esa determinación después de sufrir un violento robo el año pasado. “Llegaron a la noche y me encañonaron, fue un momento terrible”, recuerda.

Flavio Rinaldi atiende una distribuidora de bebidas a pocos metros de la plaza Don Bosco. Cuenta que hace seis meses fue sorprendido por delincuentes cuando abría el local.

“Andaban en motos. Me encañonaron y me colocaron precintos en las muñecas. Después me golpearon. Se llevaron el dinero que había en la caja. Fue un mal momento”, comenta.

Respuesta

El comisario Walter Álvarez, jefe de la Unidad Regional Capital, informó que de acuerdo a los registros de detenciones del Departamento de Análisis Delictivo, muchos de los detenidos residen en la misma zona. “Gran parte de los detenidos por robos que se dan en ese sector, de acuerdo a los registros, son de los barrios Juan XXIII (“La Bombilla”) y de la Villa 90”, señaló.

“Cuando hay operativos, la comisión de los delitos desciende casi a un cero por ciento. La tarea es prevenir principalmente. Pero los delincuentes también hacen inteligencia y observan si hay presencia policial y muchas veces migran”, concluyó.

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios