Nicaragua: peligro para activistas de derechos humanos

Se retiran de Managua tras recibir amenazas.

06 Ago 2018
1

MANAGUA, Nicaragua.- El director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh) Álvaro Leiva abandonó Nicaragua tras recibir amenazas de muerte y debido a la “total inseguridad” que se vive en el país.

Leiva, quien a través de un comunicado anunció el cierre temporal de las oficinas de la Anpdh en Nicaragua, se fue a Costa Rica, aunque se desconoce si solicitó asilo. El activista que, junto a a su familia, tenía medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo que abandonó el país porque el gobierno de Daniel Ortega no tiene voluntad de cumplir su compromiso en materia de derechos humanos.

“El país está en una total inseguridad ciudadana, no puedo yo exponer la vida ni mía ni de mis promotores, porque ese es el derecho humano fundamental”, aseguró Leiva, indicando que las “campañas de odio, amenazas, criminalización, la penalización en contra de los defensores de derechos humanos”, ocurren desde mucho antes de que estallaran las protestas ciudadanas en contra de Ortega.

El presidente de la Anpdh, Roberto Sólorzano, dijo que lo ocurrido es gravísimo y que “esto lleva al máximo nivel la prueba” a nivel internacional de que el “ataque a las defensorías de derechos humanos en Nicaragua llegó a niveles sin precedentes en el continente”.

La Anpdh anunció el cierre temporal de sus oficinas en Nicaragua, aunque continuará operando vía telefónica y por Internet. En un comunicado distribuido a periodistas, Leiva denunció que la Anpdh, que ganó el Premio Franco-Alemán de Derechos Humanos, recibió amenazas que buscan criminalizar la labor de sus activistas.

El organismo indicó que su trabajo se ha visto amenazado “tras haber recibido información alarmante sobre la activación de prácticas ilegales de persecución judicial y criminalización sin fundamento legal” contra sus defensores de derechos humanos.

“El asedio permanente de grupos armados no autorizados y llamadas telefónicas de amenazas los forzó a cerrar temporalmente sus oficinas, “a fin de garantizar la integridad física y la seguridad” de sus activistas.

La Anpdh es uno de los tres organismos de derechos humanos independientes que trabaja en Nicaragua, que contabiliza en 448 la cifra de fallecidos y más de 2.800 heridos, desde que iniciaron las protestas en abril. El Gobierno reconoce 195 muertos.

La crisis en Nicaragua se inició el 18 de abril con una protesta de estudiantes y derivó en manifestaciones contra Ortega tras la violenta acción de la Policía y paramilitares. (DPA-Reuters)

En Esta Nota

Nicaragua
Comentarios