La Nación debe tres meses de gastos de funcionamiento a la UNT

La cifra adeudada llega a los $ 50 millones; el rector García espera que el recorte nacional no alcance a las universidades públicas en 2019.

19 Jul 2018
1

Un retraso de tres meses en el envío de fondos para atender gastos de funcionamiento mantiene en alerta a las autoridades de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). En especial, porque la mora se complementa con el conflicto salarial docente: todos los gremios de educadores universitarios rechazaron el 15% de aumento ofrecido por la Nación y advirtieron con profundizar las medidas de fuerza a partir de agosto.

El propio rector de la UNT, José García, confirmó que hay una demora en las transferencias correspondientes a los meses de abril, mayo y junio. “Tenemos la expectativa de seguir trabajando en un diálogo constructivo con la Nación. Sí hay un retraso en la transferencia de fondos para los gastos de funcionamiento, pero en la última semana nos enviaron lo que faltaba de febrero y todo marzo, con la promesa de que los otros tres meses llegarán en el corto plazo. No hay recortes, hay un atraso en la asignación presupuestaria”, manifestó el titular de la UNT.

La secretaria Económico Administrativa, Lidia Ascárate, le puso números al dinero adeudado: alrededor de $ 50 millones. Pero se mostró confiada en que la situación se normalizará; igualmente, aclaró que el Rectorado no adeuda recursos a las facultades y dependencias de la UNT.

“Las asignaciones presupuestarias de esos meses están devengadas por resoluciones. Por lo tanto en gastos de funcionamiento lo que tenemos es una demora en el envío de fondos, no un recorte presupuestario. La UNT está transfiriendo a las facultades y escuelas los gastos de funcionamiento de las cuotas en tiempo y forma al presupuesto aprobado por el Consejo Superior. Tenemos la situación económica y financiera bajo control”, reforzó la funcionaria. “Tenemos la promesa de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) de que se regularizará el envío de fondos adeudados”, insistió.

El rector García precisó que con esas remesas, la Universidad atiende algunos compromisos con la AFIP y otros pagos, como la energía eléctrica. Admitió que hay “tensión” en el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN). “Hay tensión en el sistema universitario, hay reclamos, pero con la promesa de ponerse al día en el corto plazo. El CIN ya hizo los planteos, porque es una situación complicada para las universidades. Tenemos la expectativa de que esto se pueda ir normalizando”, auguró.

Respecto de la posibilidad de que el recorte de fondos que proyecta el Gobierno nacional -para achicar el déficit fiscal- alcance a las universidades, el titular de la UNT confió en que tal situación podrá evitarse. “Espero que el recorte que habla el Gobierno no toque el sistema educativo, porque somos defensores de la educación pública. Por ese lado no puede haber recortes, porque estamos con un presupuesto que nos permite funcionar, pero con bastantes problemas”, sostuvo. Adelantó que para 2019, el incremento presupuestario que se baraja es del orden del 35%.

Aclaró, además, que la UNT no se verá afectada por la finalización de los convenios de asistencia técnica entre las universidades y las reparticiones nacionales. La semana pasada, en uno de los artículos de un megadecreto de reducción de gastos, el presidente, Mauricio Macri, determinó que desde enero quedarán sin efecto los acuerdos con las universidades, una modalidad que permitió sumar hasta a 17.000 empleados públicos hacia el final de la gestión de Cristina Kirchner. “La UNT no se verá afectada. No los tiene”, respondió Ascárate, en alusión a los convenios.

El conflicto salarial con los docentes es otro de los asuntos que preocupa a la comunidad universitaria. El Ministerio de Educación ofreció un 15% de incremento, porcentaje que fue rechazado por la Conadu y la Conadu Histórica. Ambas entidades, además, advirtieron que no comenzarán las clases en el segundo cuatrimestre si la Nación no mejora su oferta.

El rector García coincidió con los docentes: el aumento salarial es exiguo. “Nos preocupa que los docentes hayan recibido hasta ahora sólo el 5%. Mientras otros gremios lograron que se reabran paritarias, aquí ni siquiera se cerraron. Es muy poco (el aumento); el docente debe ganar un salario más justo y espero que el Gobierno lo entienda, porque un 15% es muy poco en función del proceso inflacionario. El silencio nos preocupa. Espero que en el corto plazo exista un ofrecimiento mejor, porque los salarios no son justos; los docentes deben ganar más”, señaló. No obstante, aclaró: “la huelga no es el único camino. Hay que hacer una reflexión, porque los estudiantes son los perjudicados”.

Comentarios