Trump repartió ofensas en su gira por Europa

Despreció a la Unión Europea, atacó a la OTAN e insultó a la primera ministra británica. Sólo trató bien a Putin. Tuvo que responder a fuertes críticas en su país por no haber defendido la pesquisa de la CIA sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016.

18 Jul 2018
1

TORPEZA. Parecía “un elefante en un bazar”, según medios de su país. reuters

HELSINKI, Finlandia.- La Unión Europea (UE) es un enemigo, Alemania es prisionera de Rusia, la adhesión al tratado del Atlántico Norte ya no se da por sentada, la primera ministra británica no negocia bien con Bruselas y, para colmo, no escucha consejos. El resumen de la gira europea de Donald Trump parecen “fake news”, noticias falsas, pero no lo son.

Trump estuvo siete días en Europa. Pasó por Bruselas, Londres, Helsinki y por su club de golf en Escocia.

Ya al comienzo de su visita, hubo una disputa sin precedentes en la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), críticas a Berlín por su política energética y de Defensa, un ataque personal a la premier británica Theresa May, sin hablar del desprecio a la UE.

En esta semana de sobresaltos diplomáticos, Trump sólo fue amable con una persona: el presidente ruso, Vladimir Putin, que en realidad está en el lado opuesto en todas las disputas internacionales. Para cerrar una semana de conflictos, Trump tuvo que enfrentar las fuertes críticas del Congreso de su país,

“Vergonzosa”, “traidora”, “peligrosa”, fueron las críticas que recibió, incluso desde el propio Partido Republicano y medios afines como la cadena Fox. El líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, instó a Trump a reconocer que Rusia no es un aliado. Lo mismo hizo el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell. Uno de sus mayores apoyos, el republicano Newt Gingrich, dijo que fue el fallo más grave de Trump desde su llegada al poder.

Putin negó cualquier intervención de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 que ganó Trump, y éste no disputó esas palabras.

Lo que desató indignación en Estados Unidos es que Trump no se pusiese indiscutiblemente del lado de los servicios secretos norteamericanos, que están convencidos de que hubo injerencia rusa. “Puso la palabra de la KGB (la agencia de inteligencia soviética, a la que perteneció Putin) por encima de la de los hombres y las mujeres de la CIA”, advirtió el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer. (DPA)

En Esta Nota

Donald Trump
Comentarios