Para Gerónimo Rauch “hay que soñar, trabajar, estudiar y seguir soñando”

Intérprete y compositor, presentará esta noche los clásicos del género musical en el Alberdi.

03 Jun 2018
1

PRESTIGIO INTERNACIONAL. Gerónimo Rauch interpreta a los grandes papeles del musical, como Jean Valjean.

ÚNICA FUNCIÓN

• A las 20 en el teatro Alberdi (Jujuy y Crisóstomo Álvarez). Los socios del Club La Gaceta tienen 2x1 en entradas.

Hay canciones que son emblemas de la comedia musical teatral y otras que identifican a películas inolvidables que se han vuelto clásicos. Gerónimo Rauch las ha cantado en salas de Londres, Madrid, Nueva York o Chicago, y hoy volverá a hacerlo en el teatro Alberdi, en su show “De Broadway a Hollywood”.

El repertorio incluye temas inéditos y composiciones propias de Rauch, que despliega su nuevo rol en tanto autor. Estará acompañado por una banda de siete músicos y bajo la dirección general de Tomás Mayer-Wolf (uno de los nuevos integrantes de Les Luthiers, quien estuvo recientemente en la provincia).

Con un disco como solista y luego de presentar su espectáculo “Songbook” en el teatro Colón de Buenos Aires y en el estadio Luna Park con entradas agotadas, Rauch viajó a España para asumir el rol de Joe Gillis, el amante de Norma Desmond en “Sunset Boulevard”, la comedia musical de Andrew Lloyd Weber que protagonizó en Madrid Paloma San Basilio.

Muy atrás quedaron sus inicios en la música como integrante del grupo pop Mambrú. Su participación en el papel principal de “Jesucristo Superstar” lo llevó de Buenos Aires al exterior y lo posicionó como uno de los actores preferidos en España para la comedia musical. Luego, en Chicago, protagonizó a Jean Valjean en “Los miserables”, papel que lo depositó finalmente en Londres, donde lo volvió a interpretar, y más tarde le permitió integrar el elenco de “El fantasma de la Ópera” como cabeza de compañía. “Esos fueron mis roles más significativos”, admite el cantante, aunque reconoce que aún le quedan cuentas pendientes: “me gustaría interpretar ‘Jekyll and Hyde’ y el papel de Judas en ‘Jesucristo Superstar’”.

LA GACETA se comunicó por correo electrónico con Rauch, incansable viajero de esos que no desarman las valijas, en una de sus escalas por el mundo.

- Estás nuevamente de gira. ¿Dónde te encontramos?

- Es una gira que empezó en Madrid, pasará por la Argentina y por Uruguay, y terminará en Tenerife en agosto.

- De Mambrú a Broadway y a Hollywood hay un camino larguísimo. ¿Cómo se puede sintetizar?

- Hay que soñar, estudiar, trabajar y seguir soñando.

- ¿Qué significó subir al escenario del Colón?

- Fue una de las noches más importantes de mi carrera. Se puede decir que hay un antes y un después del Teatro Colón en lo que estoy consiguiendo.

- ¿Cómo elegís un repertorio?

- En “De Broadway a Hollywood”, está basado en las grandes canciones de musicales y de películas. Me gusta generar muchas y distintas emociones en el show y esa es la búsqueda que hago. En esta experiencia, respecto a otras, le sumo “El sueño imposible”, un medley de canciones épicas de “Mujeres”, un homenaje a Enio Morricone y un recorrido por la música argentina. Es un concierto donde los climas lo generan la música y los distintos ambientes con el diseño de luces, además de los excelentes músicos que me acompañan.

- Además de cantar, componés. ¿Cómo definirías el género de tus temas?

- Sí, cada día escribo más. Se podría decir que soy melódico a la hora de componer, pero mis canciones nunca pierden la teatralidad.

- ¿Cómo fue trabajar con Lloyd Weber, referente mundial en el género?

- Fue de las experiencias más maravillosas y prestigiosas de mi carrera.


Comentarios