Por qué las mujeres sufren del corazón tanto como los hombres

Los controles médicos a los que deben someterse ellas van más allá de las consultas al ginecólogo. Mucho estrés y poco ejercicio.

25 May 2018
1

PARA TOMAR CONCIENCIA. Según la OMS, un 55% de mujeres muere por problemas cardiovasculares. aboutespanol.com

A primera hora de la mañana, reunión laboral. Al mediodía, presentación del trabajo. Un bocado rápido y salir enseguida a buscar los chicos para llevarlos al colegio. Vuelta a la oficina, entregar presupuestos laborales. A la tarde, en casa, revisar los deberes, llevar los hijos al club y a inglés, pasar por el súper, volver a preparar la comida, conseguir que se bañen y se laven los dientes... Así es -o muy parecida- la agitadísima agenda de muchas mujeres que intentan conciliar la vida familiar y laboral. No siempre pueden. Y ese ritmo de vida tan estresante les está robando la salud.

El próximo lunes, cuando se celebre el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, en todo el mundo habrá jornadas para concientizar sobre la necesidad de que las mujeres se cuiden, especialmente que protejan su corazón, y que todas puedan acceder a los servicios de salud sexual y reproductiva.

Relegadas

Los especialistas coinciden en este punto: siempre se relaciona a la mujer con el cuidado de los demás: alimentación, limpieza y salud de los hijos, parejas y padres. Ellas son las que se ocupan de que se cumpla el calendario de vacunación de los niños, de acompañarlos a las consultas médicas, de pedir días de permiso laboral y bajas para atender a los familiares enfermos. Sin embargo, ellas no se plantean ir al médico, porque infravaloran aspectos de su propia salud o simplemente porque se relegan.

Y esto tiene consecuencias muy serias: cada día hay más incidencia de infartos de miocardio y accidentes cerebro vasculares entre la población femenina. También aumentan entre las mujeres los casos de fibromialgia, fatiga crónica, migraña, diabetes, hipertensión y obesidad.

La cardióloga Bibiana de la Vega, que se desempeña en la Unidad Coronaria del hospital Centro de Salud, dice que además del estrés que sufre hoy la mujer “pulpo”, hay varias cuestiones culturales que afectan su salud. “Tradicionalmente se ha relacionado la enfermedad cardiovascular con el hombre. Sin embargo, no hay que perder de vista que es la primera causa de muerte en las mujeres también. Cuando hablamos de salud femenina solemos hablar de cáncer ginecológico y está instalado que ellas deben hacerse chequeos de este tipo. Pero poco se advierte sobre los males del corazón. Asimismo, muchos médicos clínicos y cardiólogos minimizan la existencia de síntomas cardiovasculares en la mujer”, explica.

La Organización Mundial de la Salud ratifica el dato, ya que un 55% de mujeres muere a causa de problemas cardiovasculares, frente al 43% de los varones. En nuestro país, una de cada tres mujeres fallece por enfermedad cardiovascular, lo que representa una mujer cada 11 minutos.

La cada vez mayor participación de la mujer en el mundo del trabajo incrementó sus factores de riesgo, sostiene la médica. “Al estrés laboral se suma que las mujeres ahora fuman más, sufren más hipertensión arterial, son más sendentarias y no siempre se alimentan bien”, resalta. Aclara que aunque las mujeres corren con una ventaja hasta la menopausia, están más protegidas de los males cardiovasculares, esta ventaja ya no alcanza. Hay que cuidarse, encontrar un espacio para hacerse chequeos, comer bien, controlar el peso, no fumar y hacer ejercicio, expresa.

¿Quién se enferma más?

“La mujer de hoy está muy complicada, tiene demasiadas responsabilidades y eso le genera estrés. La consecuencia es que bajan sus defensas y se enferma mucho más fácilmente”, advierte el ginecólogo Armando Pérez de Nucci. En su consultorio, ve cada vez más casos de mujeres “orquesta”. Desde su incorporación al mercado laboral no sólo ha cambiado sus hábitos, sino que su salud ha empeorado, detalla.

¿Quién se enferma más en la actualidad, mujeres o hombres? Los médicos no dudan que ellas están padeciendo más las enfermedades. No obstante, según datos epidemiológicos, el hombre se muere de cualquier enfermedad antes que la mujer. La expectativa de vida de los varones es de 74 años, mientras que para las féminas es de 80. Pese a estas estadísticas, hay patologías mortales en las que ellas ya están empezando a alcanzar a los varones, como por ejemplo los males respiratorios.

¿Qué tiene que pasar para que la salud de las mujeres sea más valorada por ellas mismas y por toda la sociedad?, les preguntamos a los especialistas. Que las responsabilidades de la casa y de los hijos sean más repartidas es la clave, aseguran. Sólo así lograrán revertirse algunas cifras preocupantes sobre factores de riesgo: por ejemplo la que detalla que las féminas tienen hoy mayor tasa de inactividad física: 58,5% frente al 50,8% los hombres.

qué controles hacerte según tu edad
De los 11 a los 24 años
A partir de los 21 años pueden realizarse un papanicolau cada dos o tres años. No olvidarse a los 11 años de la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano (HPV). Otras inmunizaciones son la Triple Viral y la Antihepatitis B.
De los 24 a los 36 años
Armar la historia clínica con antecedentes de enfermedades en los familiares más cercanos, patologías de la niñez y juventud, edad de la primera menstruación y regularidad de los ciclos.
Cada dos años, un examen médico general y de laboratorio (medición de glóbulos blancos, rojos, función de riñón e hígado, colesterol y glucemia). Medir el peso y la altura, hacer un control de presión arterial y un electrocardiograma. Todos los años, hacer un examen mamario y ginecológico con papanicolau y colposcopía. Menos regulares, radiografía de tórax, exámenes de piel y lunares y un ecocardiograma
De los 36 a los 65 años
Los controles clínicos y de laboratorio deben hacerse todos los años. 
Al control ginecológico y mamario se le agrega la mamografía y la densitometría ósea a partir de los 40 años. (Si tiene antecedentes familiares de cáncer de mama, el estudio específico se pide antes).
En la posmenopausia, es recomendable una prueba de esfuerzo ergométrica para el sistema cardiovascular cada dos años y un control con ecodoppler carotideo.
Se debe hacer una radiografía de tórax. Cada dos años para las no fumadoras y anual para las fumadoras.
Cada cinco años, un control gastrointestinal con gastroscopías y colonoscopías y ecografía abdominal para evaluar hígado, páncreas, riñones, útero y ovarios. 
Ya que en esta etapa la mujer tiene tendencia al sedentarismo y aumento de peso, es importante hacer actividad física y cambiar la alimentación. A partir de los 40 el consumo de calcio debe incrementarse, ya que los huesos comienzan a debilitarse.
De los 65 años en adelante
Lo ideal es hacer controles clínicos cada seis meses, ya que la detección temprana de trastornos cardiovasculares y oncológicos (tumorales) se vuelve fundamental.
Los trastornos de absorción de alimentos, vitaminas y calcio son frecuentes en esta edad y exigen control médico permanente. Tener una buena calidad de vida es esencial.
> Qué controles hacerte según tu edad

De los 11 a los 24 años
A partir de los 21 años pueden realizarse un papanicolau cada dos o tres años. No olvidarse a los 11 años de la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano (HPV). Otras inmunizaciones son la Triple Viral y la Antihepatitis B.

De los 24 a los 36 años
Armar la historia clínica con antecedentes de enfermedades en los familiares más cercanos, patologías de la niñez y juventud, edad de la primera menstruación y regularidad de los ciclos.
Cada dos años, un examen médico general y de laboratorio (medición de glóbulos blancos, rojos, función de riñón e hígado, colesterol y glucemia). Medir el peso y la altura, hacer un control de presión arterial y un electrocardiograma. Todos los años, hacer un examen mamario y ginecológico con papanicolau y colposcopía. Menos regulares, radiografía de tórax, exámenes de piel y lunares y un ecocardiograma

De los 36 a los 65 años
Los controles clínicos y de laboratorio deben hacerse todos los años. 
Al control ginecológico y mamario se le agrega la mamografía y la densitometría ósea a partir de los 40 años. (Si tiene antecedentes familiares de cáncer de mama, el estudio específico se pide antes).
En la posmenopausia, es recomendable una prueba de esfuerzo ergométrica para el sistema cardiovascular cada dos años y un control con ecodoppler carotideo.
Se debe hacer una radiografía de tórax. Cada dos años para las no fumadoras y anual para las fumadoras.
Cada cinco años, un control gastrointestinal con gastroscopías y colonoscopías y ecografía abdominal para evaluar hígado, páncreas, riñones, útero y ovarios. 
Ya que en esta etapa la mujer tiene tendencia al sedentarismo y aumento de peso, es importante hacer actividad física y cambiar la alimentación. A partir de los 40 el consumo de calcio debe incrementarse, ya que los huesos comienzan a debilitarse.

De los 65 años en adelante
Lo ideal es hacer controles clínicos cada seis meses, ya que la detección temprana de trastornos cardiovasculares y oncológicos (tumorales) se vuelve fundamental.
Los trastornos de absorción de alimentos, vitaminas y calcio son frecuentes en esta edad y exigen control médico permanente. Tener una buena calidad de vida es esencial.


Comentarios