Cuatro tucumanos compiten por el Premio Itaú de Artes Visuales en Buenos Aires

Hay $100.000 para el ganador. Exposiciones en El Taller y en el Rougés.

17 May 2018

Una instalación de Alejandra Galván, un video de Fabián Ramos, un objeto ornamental de cerámica de Hernán Aguirre García y otro de Diego Aráoz con una fuerte carga expresiva son los trabajos de tucumanos que compiten por el Premio Itaú de Artes Visuales 2017/2018. En la Casa Nacional del Bicentenario (Buenos Aires) se presentaron los trabajos finalistas, en una exposición que reúne un centenar de obras. Fotografías, esculturas, instalaciones, grabados, pinturas, dibujos, videos y objetos compiten en los distintos géneros. Los premios adquisición son de $100.000, $ 60.000 y $ 30.000.

A esta muestra se suman dos instalaciones de Arte con Realidad Aumentada, entre las que se encuentra el Premio especial que Itaú entrega por primera vez en la Argentina a esta novísima tecnología, obtenido por Yasmín Reguero y Magalí Matilla Santoro con la obra “Efímera, la flor en el eclipse”. Fueron distinguidos con una recompensa de $ 25.000. La mención de honor fue conferida por el jurado a Flavio Bevilacqua (Neuquén), por “Hombres de piedra”.

Participan artistas de Córdoba, Santa Fe, Neuquén, Río Negro, Salta, Mendoza, San Juan, Entre Ríos, Misiones, Corrientes, Entre Ríos y La Pampa, aportando, en muchos casos, perfiles diferenciados a la producción del arte argentino contemporáneo, aparte del de artistas oriundos de Colombia, México y Uruguay, que se encuentran residiendo y desarrollando su trabajo en nuestro país.

“Todo Gris”

En El Taller (Santa Fe 240) quedó inaugurada “Todo Gris”, una muestra de Andrés Labaké, con dibujos, pinturas, objetos y una instalación. “En ‘Todo Gris’, significativa propuesta de Labaké, encontramos elementos que -considerados individualmente-, son capaces de vehiculizar múltiples referencias. Vistos en conjunto, ofrecen la posibilidad de generar diversos vínculos y concatenaciones entre ellos. Él es el agente de este universo, porque selecciona y plantea un diálogo entre las imágenes y objetos que presenta”, escribe en el catálogo Alejandra Crescentino.

Pintura religiosa

En el Centro Rougés, en el primer piso del edificio de Laprida 36, se puede ver la exposición “Pinturas Religiosas desde el Cuzco”, de los hermanos Choque Galdós. La pintura cuzqueña expresa el mestizaje cultural en el que confluye el fervor religioso indígena con la vocación evangelizadora española. Los autores son peruanos y residen en Tucumán desde hace más de 10 años. En su taller, cada integrante de la familia tiene acargo un área específica de la tela, hasta lograr la elaboración completa del cuadro. En las obras, con un toque propio, emergen algunas características de la Escuela de Pintura cuzqueña propias de los siglos XVII y XVIII.

Comentarios