Qué sucedió, según Marengo

06 May 2018
1

frente externo
la tasa americana
El mercado de cambios volvió a verse convulsionado, en un contexto externo  donde la tasa de interés americana y el dólar se aprecia contra las monedas del mundo. Para comprender los acontecimientos, quizás resulte útil retroceder unos meses en el tiempo. 
efectos
el ajuste inicial
El nuevo escenario provocó un ajuste inicial en el tipo de cambio que, entre mediados de diciembre y principios de marzo acumuló una depreciación cercana al 20%. A partir de ese momento, y por el inevitable impacto de la depreciación en los índices de precios se dispuso un virtual congelamiento del tipo de cambio.
apreciación
el factor local
Hasta fines del año pasado, la política monetaria favorecía la apreciación del tipo
de cambio, por la oferta de divisas provenientes del financiamiento del abultado
déficit fiscal deuda en moneda extranjera.
En paralelo, el Banco Central implementaba un esquema de metas de inflación.
doble vía
el destino del peso
Al mismo tiempo que el BCRA defendía la cotización del peso, el dólar comenzó el proceso de apreciación contra todas las monedas del
mundo. El peso terminó atado en esa apreciación real. Entre el 5 de marzo y fines de abril el tipo de cambio real multilateral del país registró una
apreciación del 6,3%.  
consecuencias
el fenómeno “carry trade”
Al no ceder la inflación, el BCRA mantenía elevados los niveles de tasas, volviendo los retornos esperando en dólares por colocaciones en pesos muy atractivos. La consecuencia: ingreso de capitales privado adicional para invertir en pesos (carry trade), acentuando la apreciación del peso. 
cambio de metas
financiamiento del estado
En diciembre se dispuso el cambio en la meta de inflación y la baja en las tasas de interés. Esta medida estuvo acompañada, no se sabe si de manera casual, con el cambio en la estrategia de financiamiento del gobierno. Reemplazó la colocación de deuda en moneda extranjera por colocaciones en pesos en el mercado local. 
más demanda
proceso de reversión
El cambio en las expectativas en las tasas de retorno incentivó la reversión del “carry
trade”. Los tenedores de activos en pesos se deshicieron de ellos afectando sus precios y subiendo las tasas de interés implícitas, y volcaron su portafolio hacia la demanda de divisas. 
> Frente externo
La tasa americana

El mercado de cambios volvió a verse convulsionado, en un contexto externo donde la tasa de interés americana y el dólar se aprecia contra las monedas del mundo. Para comprender los acontecimientos, quizás resulte útil retroceder unos meses en el tiempo. 

> Efectos
El ajuste inicial

El nuevo escenario provocó un ajuste inicial en el tipo de cambio que, entre mediados de diciembre y principios de marzo acumuló una depreciación cercana al 20%. A partir de ese momento, y por el inevitable impacto de la depreciación en los índices de precios se dispuso un virtual congelamiento del tipo de cambio.

> Apreciación
El factor local

Hasta fines del año pasado, la política monetaria favorecía la apreciación del tipo
de cambio, por la oferta de divisas provenientes del financiamiento del abultado
déficit fiscal deuda en moneda extranjera.
En paralelo, el Banco Central implementaba un esquema de metas de inflación.

> Doble vía
El destino del peso

Al mismo tiempo que el BCRA defendía la cotización del peso, el dólar comenzó el proceso de apreciación contra todas las monedas del
mundo. El peso terminó atado en esa apreciación real. Entre el 5 de marzo y fines de abril el tipo de cambio real multilateral del país registró una
apreciación del 6,3%.  

> Consecuencias
El fenómeno “carry trade”

Al no ceder la inflación, el BCRA mantenía elevados los niveles de tasas, volviendo los retornos esperando en dólares por colocaciones en pesos muy atractivos. La consecuencia: ingreso de capitales privado adicional para invertir en pesos (carry trade), acentuando la apreciación del peso. 

> Cambio de metas
Financiamiento del estado

En diciembre se dispuso el cambio en la meta de inflación y la baja en las tasas de interés. Esta medida estuvo acompañada, no se sabe si de manera casual, con el cambio en la estrategia de financiamiento del gobierno. Reemplazó la colocación de deuda en moneda extranjera por colocaciones en pesos en el mercado local. 

> Más demanda
Proceso de reversión

El cambio en las expectativas en las tasas de retorno incentivó la reversión del “carry
trade”. Los tenedores de activos en pesos se deshicieron de ellos afectando sus precios y subiendo las tasas de interés implícitas, y volcaron su portafolio hacia la demanda de divisas. 

Comentarios