Según Tash “para el progressive no hay mejor destino que la Argentina”

El músico griego llegó por primera vez a Tucumán. Los lugares preferidos.

15 Abr 2018
1

ARTISTA ITINERANTE. Tash actúa en clubes electro de todo el mundo.

Después de una siesta necesaria, se levanta y tiene insistentes mensajes de WhatsApp de LA GACETA. Se disculpa por no haber respondido; su descanso se justifica con el largo viaje desde Grecia, pero aclara: “no hay atajos para ningún lugar que valga la pena ir”. Todavía le faltaba tomar un avión para llegar por primera vez Tucumán, porque anoche tocó en La Boite, capilla ardiente de la escena electrónica local.

Tash tiene treinta y pocos años, pero su curriculum confirma aquello de que no hay atajos. Para llegar donde está y haber compartido escena con gigantes como Tiësto o Hernán Cattáneo tuvo que andar y mucho. Así, con ese laberinto de clubes nocturnos por todo el mundo, tira una frase que nos hace inflar el pecho: “para el movimiento de música progressive no hay mejor destino que la Argentina”. Bienvenido a Tucumán.

A pesar de su corta edad, es uno de los artistas griegos más destacados; su música es un viaje desde el deep tech house hasta el techno, pasando por progressive house.

- Contanos acerca de tus inicios.

- Nací en una pequeña ciudad de Grecia llamada Veria, en 1984. Pero estoy viviendo hace más de media década en Salónica (o Tesalónica, una ciudad portuaria bañada por las aguas del Egeo y por la historia romana, bizantina y otomana). En 2000 decidí enfocarme en la música y comencé a tocar en los clubes locales de Veria, Salónica, Kastoriá, Volos... Los inicios de los 90 fueron la bienvenida de la música electrónica moderna en mi país y hacia el final de la década era un excelente momento para experimentar con ella.

- ¿Grecia tiene una fuerte movida electrónica?

- Hay un gran público, pero claramente no es la mayoría... Lo cual hace que la escena sea todavía más especial.

- ¿Cuáles son las grandes capitales del género en este momento?

- Hay muchos sitios que todavía no he conocido o en los cuales no he experimentado la escena de clubes, pero con seguridad puedo decir que para el movimiento de música progressive no hay mejor destino que Argentina. Hay grandísimos eventos, mucho público y mucha vibra; difícilmente es comparable con el resto del mundo.

- No es tu primera vez en la Argentina...

- Es mi tercera vez, siempre vengo en abril. Sí es la primerísima vez en Tucumán.

- ¿Y qué otros destinos son fundamentales para “clubbear”?

- Amsterdam, Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo), son importantes destinos para algunos festivales masivos, con mucho público fiel. Berlín también, probablemente es la base principal de la Unión Europea en cuanto artes y culturas. Clubes como Watergate o Sisyphos hacen de Berlín un lugar amado por la escena electrónica. El Berghain, es un capítulo aparte... Aunque no es mi sitio favorito, es sin dudas un fenómeno.

- Si viajo a Grecia, ¿dónde hay que ir de clubes?

- Depende de tu género preferido, hay muchas opciones en cada ciudad. Tesalónica tiene el legendario Decadence y el festival electrónico Reworks (este año será del 20 al 23 septiembre), y una gran variedad de bares cool con grandes DJs y música. En el verano hay eventos geniales en las islas.

- Tocaste con Sasha, Cattáneo, Nick Warren, Guy J, Guy Mantzur y otros grandes... ¿Cuál fue la experiencia más fuerte?

- Pudo haber sido con Tiësto, tocando por primera vez para 5.000 personas; también con Sasha en Grecia, apenas regresé de mi debut en Argentina. Otro gran momento fue un show de verano con Warren, que terminó en un back to back (performance conjunta) masivo. Por supuesto, tocar con Hernán Cattáneo en una misma noche en Ministry of Sound, en Londres, fue un perfecto regalo de cumpleaños.

Comentarios