INTA: "hay buenos inicios madurativos"

El Grupo Caña de Azúcar relevó la situación que existe en 29 localidades representativas del cultivo.

14 Abr 2018

Desde el Grupo Caña de Azúcar del INTA Famaillá nos remitieron el informe “Prezafra 2018”, que dirige el ingeniero Arturo Felipe ([email protected]) donde la principal conclusión es que “las plantaciones se presentan con un muy buen inicio madurativo respecto de los últimos años”.

Durante los primeros días de abril, el Grupo Caña de Azúcar 
-con el apoyo de las Agencias de Extensión Rural Monteros, Banda del Río Salí y Aguilares- estimó la evolución de los rindes sacarinos en los cañaverales comerciales de Tucumán. El muestreo incluyó 29 localidades representativas del área cañera de la provincia, considerando a las variedades de mayor difusión a nivel comercial y otras en proceso de reciente adopción por el sector productivo.

Se recolectaron 160 muestras, que fueron acondicionadas para su molienda a partir de tallos limpios, pelados y despuntados correctamente. Éstos fueron procesados, dentro de las 24 hs, en un trapiche experimental, con extracción cercana al 45% y presión constante de 150 kg/cm2. Por lo tanto, los valores expresados corresponden a niveles de azúcar potencialmente recuperables a partir de caña “limpia” y sin incidencia de materias extrañas.

Los principales parámetros de calidad analizados fueron “Pol % Caña”, “Pureza” y “Rendimiento Fabril Teórico” (RFT %), agrupados por zonas geográficas dentro del área cañera de la provincia.

Diferencias en variedades

En el Cuadro 4, se exponen los valores obtenidos de las variedades de mayor difusión en el cultivo y otras en proceso de adopción, en orden descendente por su calidad sacarina, RFT (%).

Quinquenio 2013-2017

En el Cuadro 5, se comparan los resultados obtenidos en este primer muestreo general del año 2018, con los de la campaña anterior y el último quinquenio, en equivalentes a localidades, variedades y época de muestreo.

Comentarios generales

En relación al mismo período de muestreo de las últimas cinco campañas, el primer relevamiento del año 2018 registra valores de “calidad de la materia prima” levemente superiores al quinquenio 2013-2017, en 0,3 punto de RFT (%), y a la campaña 2017, en 0,6 punto de RFT (%). Esto muestra un arranque con valores normales para la época en comparación con los últimos cinco años, un poco mejores que la campaña pasada -que mostró números bajos para esta época-, muy superiores al año 2015 -donde se presentó el arranque más bajo de los últimos años- y exactamente iguales a los de las campañas 2014 y 2016.

Se destacan los números encontrados para la nueva variedad INTA CP 98-828, que expresó una muy buena precocidad madurativa ante el resto de las variedades muestreadas de la zona central, confirmando lo expuesto en la campaña anterior.

LCP 85-384, Tuc CP 77-42, Tuc 95-10 y L 91-281 presentan valores inferiores a los del cultivar más precoz en un 6% aproximadamente, lo que representa 0,6 punto de RFT (%), confirmando lo homogéneo de los números.

Las regiones

Se registran pocas diferencias en el comportamiento madurativo de las tres principales regiones de la provincia. El “centro”, con 8 puntos de RFT (%), se presenta como la zona de mejor maduración; mientras que las regiones “noreste” (7,95 puntos) y “sur” (7,9 puntos) expresan valores similares, a diferencia de la tendencia expresada en campañas anteriores.

En cuanto a las localidades, en el área “central” se destacan nueve de ellas con valores de entre 8 y 9 puntos de RFT (%) y sólo cuatro con números inferiores, donde aparece Cachiyaco, en el extremo, con 6 puntos. En el caso de la zona “noreste”, que se muestra muy pareja, resaltan Los Pérez y La Ramada de Arriba con los valores más altos; y, en el otro extremo, La Florida y Ranchillos con valores inferiores a 7 puntos. El “sur” muestra ocho localidades con números por arriba de 8 puntos y sólo tres con valores cercanos a los 7 puntos.

Es importante remarcar que, tanto en las zonas “central” como “sur”, no se observan diferencias marcadas entre pedemonte, centro y este; pero, sí se encuentran localidades con valores dispares dentro de las distintas áreas para cada zona.

Los factores

Al analizar los factores de mayor incidencia sobre la maduración del cañaveral, se destaca que las temperaturas mínimas y máximas, la humedad relativa y la evapotranspiración de enero, febrero y marzo mostraron un comportamiento acorde a lo esperado, con iguales valores a la media histórica.

Particularmente, marzo presentó temperaturas medias de 21°C, contra los 22°C de media histórica; al igual que la humedad media, que fue del 80%, comparada con la histórica de 85%. Todo esto se puede extrapolar a la región cañera de la provincia en su conjunto.

La “heliofanía” (presencia de brillo solar durante el día, sin ausencia de nubosidad) tuvo un valor normal, apenas por arriba de la media para los meses de febrero y marzo. En cuanto a la “radiación”, medida como intensidad de luz, se registraron valores normales para marzo, y un poco por debajo de la media para febrero.

El caso de las “lluvias” aparece como la variable más inestable, con una ocurrencia que no fue homogénea en las distintas zonas.

Pero, en condiciones generales y tomando los valores medios mensuales, enero tuvo volúmenes normales dentro de la media histórica, pero con una distribución dispar; se presentaron 2 o 3 lluvias de gran intensidad, que permitieron lograr estos volúmenes.

Febrero y marzo se mostraron muy diferentes al mes anterior, ya que los volúmenes fueron muy por debajo de la media, agravándose la situación en algunos sectores como el este. A modo de ejemplo, durante febrero, en el pedemonte hubo valores de 160 mm contra los 230 mm de media histórica; y, en marzo, de 100 mm contra los 206 mm históricos.

Conclusiones

Comparada con las dos últimas campañas, esta situación da cuenta de lo complejo del proceso madurativo de los cañaverales con un buen arranque en condiciones climáticas muy distintas. Si bien los volúmenes de lluvia fueron menores, no se aprecia un estrés marcado, pero sí un retraso en el crecimiento, lo que provocó una respuesta óptima para comenzar con la maduración. Esto ubica a la campaña 2018 con un inicio madurativo muy bueno, pero sin lo excepcional del año 2013.

El Grupo Caña de Azúcar del INTA Famaillá prevé continuar con un relevamiento detallado de la evolución del ciclo madurativo de los cañaverales próximos a molienda, destacando que los valores obtenidos son orientativos de la evolución madurativa en la provincia de Tucumán y tienen por finalidad ejercer una comparación, con igual fecha de análisis, de campañas anteriores.

Comentarios