Adiós a la soltería

25 Mar 2018

> SEXUALMENTE HABLANDO

INÉS PÁEZ DE LA TORRE | Psicóloga

Es innegable cuánto se han relajado –y hasta desaparecido- algunos usos y costumbres sociales que hasta hace un tiempo parecían inamovibles. Curiosamente, es poco lo que se ha modificado alrededor del matrimonio. Si bien es cierto que hoy muchas personas eligen no casarse y que otras tantas lo hacen “a su manera”, un número importante sigue fiel a todos los rituales del caso (incluyendo los largos preparativos). Quizás esto ocurra porque al casarnos –sea o no a través de una ceremonia religiosa-, de alguna manera sentimos que estamos participando de un rito muy antiguo, y eso nos pone un poco tradicionales.

Las despedidas de solteros/as son, por ejemplo, una parte muy importante de la “previa” a que los novios den el sí.

Orígenes espartanos

Al parecer, el origen de tales despedidas se remonta a la Edad Media, alrededor del siglo V. Los soldados espartanos tenían la costumbre de invitar al que decidía contraer matrimonio a una noche de fiesta. Para comprobar que el novio estaba realmente enamorado y le sería fiel a su futura esposa, contrataban a una mujer que hiciera todo para atraer su atención e intentara seducirlo con un espectáculo.

Otra versión, posterior en el tiempo, sitúa la primera despedida de soltero en Alemania: un joven de origen muy humilde fue a pedirle la mano al padre de su amada; este se la negó y prohibió la relación, amenazando a su hija con desheredarla si le desobedecía. Pero la pareja estaba tan enamorada que decidió seguir adelante con la decisión. Sus amigos, conmovidos por tanto coraje, resolvieron organizarles una fiesta y hacerles los regalos necesarios para armar la casa, ya que no contaban con ninguna ayuda familiar para la nueva vida que iban a comenzar.

Juegos y regalos

En nuestra cultura las despedidas de solteros/as suelen hacerse algunas semanas antes del casamiento. A veces, incluso, se hacen varias despedidas (tantas como grupos de amigos/as tienen los novios) y hace un tiempo algunos han sofisticado la cosa organizando un viaje… el último viaje de soltero/a. En Estados Unidos y otros países, en cambio, se acostumbra hacer este festejo la noche antes del gran día (lo que, en realidad, tiene más sentido, más sabor a verdadera despedida).

La fiesta está, por lo general, regada de alcohol y buena comida. En el caso de las mujeres, suele haber disfraces y juegos con alusiones sexuales. Prendas, anécdotas de antiguos amores y confesiones divertidas animan estas celebraciones. Y desde hace ya varios años, el show de strip-tease profesional se ha democratizado y no es patrimonio de ellos (aunque la doble moral en muchas personas todavía condena este tipo de diversión cuando se trata de mujeres).

Otra característica –sólo de las despedidas de chicas- es la presencia de regalos. Antes era común que se tratara de cosas prácticas para la casa (más concretamente, para la cocina). Pero hoy muchas prefieren remplazar los útiles domésticos por lencería sexy o algún juguete para adultos.

Comentarios