Sólo un juez quedaría en la instrucción penal de la capital

12 Feb 2018

La ola de inicio de trámites jubilatorios en Tribunales impacta con especial violencia en la investigación de denuncias penales en San Miguel de Tucumán. Si se concretan las jubilaciones con el beneficio del 82% móvil de Juan Francisco Pisa y de Víctor Manuel Pérez, respectivos jueces de Instrucción en lo Penal N°3 y N°4, sólo un magistrado titular quedará en este ámbito decisivo para la persecución y la sanción de los delitos cometidos en la capital: Alejandro Tomas, quien está a cargo del Juzgado de Instrucción en lo Penal N°1.

Las potenciales jubilaciones de Pisa y Pérez intensificarían el colapso que afecta al fuero penal de esta ciudad en un momento donde la Corte Suprema de Justicia de Tucumán intenta poner en marcha un nuevo conjunto de reglas procesales (la implementación empezará por los Tribunales de Concepción y Monteros). Desde 2012, la instrucción penal de la capital funciona con cuatro de sus cinco jueces (el Gobierno aún no cubrió el Juzgado N°2 que perteneció a Emma De Nucci). A comienzos de 2016 se quedó con tres por la jubilación de Mirta Lenis de Vera, ex jueza de Instrucción en lo Penal N°5. Frente a estas circunstancias, la Corte resolvió que Pisa, Pérez y Tomas actuaran -por turnos- como jueces subrogantes N°2, y que los magistrados correccionales Víctor Manuel Rougés y Marcelo Mendilaharzu atendieran provisoriamente el Juzgado N°5. Esta solución devendría impracticable no tan sólo por el retiro de Pérez y Pisa, sino también por la jubilación de Rougés.

Comentarios