Tensión entre Corea del Sur y China

17 Ene 2018
1

14 DE DICIEMBRE DE 2017. Moon Jae-In y Xi Jinping se reunieron, pero no pudieron consensuar una declaración. reuters

De Emilio J. Cárdenas, ex embajador de Argentina ante la ONU.-

Desde el fin de la guerra de Corea, la relación bilateral entre China y Corea del Sur ha sido compleja, pero también cambiante. De alguna manera, ella ha estado dominada por la desconfianza recíproca y condicionada por el agresivo belicismo de Corea del Norte que, desde 1961, tiene una alianza militar con China.

La relación entre Corea del Sur y China ha estado afectada, en los últimos tiempos, por el rápido desarrollo del peligroso programa nuclear y misilístico de Corea del Norte. Precisamente, el programa mencionado ha pesado mucho en la decisión reciente de Corea del Sur de ir adelante con la instalación de un “escudo misilístico”, operado por los Estados Unidos. Para China, esa decisión genera suspicacias, porque el escudo presuntamente defensivo, permite a sus radares internarse profundamente en el territorio chino y obtener allí información de naturaleza militar.

La reciente visita del presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, a China no parece haber culminado con progresos significativos en la relación bilateral entre ambos países. Por el contrario, los presidentes de ambos países no pudieron siquiera consensuar una declaración conjunta, lo que sugiere que las tensiones no disminuyeron y que la visita de alguna manera fracasó, sin lograr avances ostensibles.

Como consecuencia, China volvió a prohibir a sus ciudadanos visitar turísticamente a Corea del Sur, lo que genera para el sector del turismo surcoreano una pérdida del orden de los U$S 7.000 millones, lo que representa un golpe duro para las agencias de viaje surcoreanas.

Esto pese a que Corea del Sur acordó, en octubre pasado, no sellar una alianza militar importante con Japón y los Estados Unidos, así como no desplegar un escudo misilístico adicional, como estaba previsto.

Las relaciones bilaterales siguen entonces tensas y la desconfianza recíproca continúa gobernándolas. Aunque el diálogo sea franco.

Como en la época de la “guerra fría”, los aviones militares chinos han vuelto a ingresar amenazadoramente en el espacio aéreo de Corea del Sur, provocando así la inmediata reacción de la fuerza aérea local y generando un puñado de peligrosos “encuentros” en el aire.

A ello se agrega que Corea del Sur ha vuelto a disparar, con munición de guerra, contra docenas de pesqueros chinos que habían ingresado en su zona económica exclusiva, dañando a algunos.

Queda visto entonces que el belicismo de Corea del Norte y sus consecuencias directas respecto de Corea del Sur, perturba las relaciones surcoreanas con China, y alienta tensiones graves que difícilmente se evaporen en el corto plazo.

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios