Globos de Oro: premios para reconocer el poder de la mujer

La ceremonia de la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood consagró en cine y TV historias fuertes con protagonistas femeninas.

09 Ene 2018
2

GANADORAS. Dern, Kidman, Zoe Kravitz, Witherspoon y Shailene Woodley, con los premios de “Big little lies”. reuters

Hay una foto que es el símbolo del significado de los Globos de Oro, que excedió en su ceremonia número 75 el hecho artístico para ser escenario de posicionamientos políticos y sociales. Cinco actrices de renombre sosteniendo entre sus manos las estatuillas ganadas por la miniserie televisiva “Big little lies” habla tanto de la trascendente presencia de la mujer en la industria audiovisual como de los méritos del programa que se emite por HBO.

En el quinteto aparece Reese Witherspoon, impulsora de la iniciativa “Time’s up” (“Se acabó el tiempo”), en la que se recolectan fondos para ayudar a víctimas de acoso sexual en cualquier actividad. La movida ya está despegada del escándalo de la industria cinematográfica, donde comenzó en octubre con las acusaciones contra el megaproductor Harvey Weinstein y origen del movimiento global #MeToo (#YoTambién).

Witherspoon produce la miniserie y es también una de las voces más poderosas de los derechos de la mujer en Hollywood al frente de su propia empresa, con la cual despliega historias femeninas con protagonistas fuertes, alejadas del estereotipo débil y sometidas a los mandatos varoniles. Esa es la historia de fondo de “Big little lies”, cuya protagonista -Nicole Kidman- se alzó con su propia estatuilla, al igual que la actriz y el actor de reparto, Laura Dern y Alexander Skarsgard.

No fue casual el galardón, sino que el resto de la premiación confirma una tendencia que ahora habrá que ver si se repite en otras ceremonias, como la de distinguir historias sobre mujeres. En drama cinematográfico la gran ganadora fue “Tres anuncios por un crimen” (mejor película; mejor actriz para Frances McDormand; mejor actor de reparto para Sam Rockwell y mejor guión para Martin McDonagh), sobre una madre que lucha para conseguir la verdad acerca del crimen de su hija; mientras que en comedia lo fue “Lady Bird”, respecto de la tensión entre una adolescente que busca su propio camino y su madre.

La militancia en denunciar el avasallamiento de la mujer (sea por ataques de índole sexual o por sometimiento laboral, con menos sueldo a igual trabajo) fue el eje de los discursos desde el tiempo de la alfombra roja. Witherspoon destacó la valentía con la que decenas de mujeres se han levantado para denunciar los abusos que han sufrido, mientras que Meryl Streep sostuvo: “hay abuso en nuestra industria, en las fuerzas militares y en el Congreso, hay abuso en todas las esferas de la sociedad y queremos que eso se acabe; nos sentimos felices de estar involucrados en este momento particular de la historia lleno de coraje”.

Ya en el estrado, esa línea de pensamiento siguió presente de lleno. “¡Este es el poder de las mujeres! -sostuvo Kidman al recoger su estatuilla-. La conversación sobre esta problemática social debe siguir viva, estoy convencida de que podemos conseguir cambios y tenemos que seguir trabajando por ellos”.

La actriz Elizabeth Moss, ganadora a mejor protagónica por el drama “El cuento de la criada” (se emite por Hulu), resaltó: “el premio es para todas las mujeres que son lo suficientemente valientes para hablar de igualdad, de justicia y libertad en este mundo. No vivimos más en los espacios que hay entre las historias, somos las historias en sí”.

En el rubro comedia de televisión obtuvo la estatuilla Rachel Brosnahan por “The marvelous Mrs. Maisel”. “Es una historia sobre una mujer audaz, brillante y complicada, y estoy infinitamente orgullosa de ser parte de ella. Pero hay tantas historias de mujeres que necesitan y merecen ser contadas...”, afirmó.


Pero ningún mensaje superó al de Oprah Winfrey al recibir el Cecil B. DeMille a la trayectoria. “Cuando era una niña, en 1964 vi que Sidney Poitier era galardonado. Fue el primer afroamericano en hacerlo y hoy es un honor ser la primer mujer afroamericana en tenerlo en las manos. Este año, nosotras nos convertimos en la historia y quiero manifestar gratitud a todas esas mujeres. Durante demasiado tiempo no fueron escuchadas o creídas si se atrevían a decir la verdad sobre el poder de esos hombres. Pero su tiempo se acabó”, agregó.

Las reacciones fueron inmediatas. En las redes sociales se lanzó la campaña #OprahForPresident (#OprahPresidenta), para consagrar a la productora de 63 años en la Casa Blanca. Otra muestra de lo que puede alcanzar el poder femenino.

Comentarios