Marcó donde y como quiso

“Pulguita” tuvo otro año soñado y el próximo promete ser igual: está a un gol de “Kila” Castro.

19 Dic 2017
1

- RECONOCIMIENTO.La semana pasada fue condecorado por LA GACETA como el mejor futbolista y deportista del año.-

El año que termina no pasará inadvertido para Luis Miguel Rodríguez. Al menos así lo reflejan sus números, esos que se mantienen regulares desde hace tiempo: en nueve temporadas, de sus 13 años de carrera profesional, convirtió al menos 10 goles. Lo que sobresale esta vez es el nivel de los torneos que jugó y lo que terminaron significando sus conquistas para él y para Atlético.

El “Pulguita” debutó en torneos internacionales y lo hizo a lo grande: anotó un tanto en la Copa Libertadores y cinco en la Sudamericana, donde terminó siendo uno de los máximos goleadores del certamen. De esa manera se convirtió en uno de los pocos futbolistas en marcar en seis torneos oficiales diferentes: torneo Federal A, B Nacional, Primera, Copa Argentina, Copa Sudamericana y Libertadores.

Tal es la versatilidad del artillero que durante uno de sus mejores partidos en el año anotó tres goles ante Oriente Petrolero: uno de cabeza, uno de derecha y otro de zurda. Para todos los gustos.

En total, este año convirtió 15 goles y en circunstancias difíciles. Durante gran parte del primer semestre los hizo desde el banco, con Fernando Zampedri como único delantero. Cuando este se fue, tomó la posta y se cargó la delantera del equipo al hombro.

“Siempre se puede buscar más objetivos. El año que viene tenemos lo que queda de la Superliga y otra vez la Copa Libertadores”, anuncia el simoqueño dejando en claro que no está conforme. “Él siempre quiere más”, ratificó Paola Velárdez, su esposa.

Y cómo no querer más si con todos esos goles llegó a la cifra de 118 con la camiseta de Atlético, a sólo uno del récord de Juan Francisco Castro. “Voy a frenar cuando esté a uno”, anticipó en broma pero para homenajear al “Kila”.

Queda claro que quiere más, ya que el año pasado el objetivo había sido alcanzar los 100 y lo hizo en un partido con Defensa y Justicia, donde después de anotar, llovieron igual cantidad de pelotas desde las tribunas del estadio. Quien sabe qué prepararán para cuando convierta el número 119 pero está claro que será otro motivo para designar al 2018 como otro año histórico para él, aunque no haga muchos más. La chapa de ídolo no se la saca nadie.

Comentarios